15 de agosto de 2017



Christopher Nolan está de moda. El director y guionista se ha puesto en boca de todos por la extraordinaria forma de presentar al ser humano en casos tan extremos como la necesidad de sobrevivir, plasmados en los ciento siete minutos que dura Dunkerque, la, sin duda, candidata a película del año.
Pero aunque en el filme habla de esperanza y sueños, esta reflexión no quiere ni pretende abordar el tema. Quizá, en próximas ediciones de Hebdomadaria Reflexionem hable sobre ella, pero ahora toca reflexionar sobre una conferencia de Nolan del dos mil quince en Princeton, E.U.

“Todo mundo te dice que sigas tus sueños, pero yo no lo creo. La vida es más que eso”.

La frase puede sonar polémica para los más puristas. Tenemos, como siempre, que ir más allá, mi querido lector.

Démosle un poco de contexto.

En la charla del también productor habla sobre cómo el final de Inception deja abierta la posibilidad, en el espectador, la duda sobre si los protagonistas vivían en la realidad o en una ilusión creando, con ello, la “necesidad” de saber si todo lo narrado se trataba de algo real o de un sueño porque la realidad -aunque sea un filme, y por tanto una ficciónimporta.

Y ése es el problema.

Aunque es maravilloso soñar, y nos encantaría vivir en ellos -continuó Christopherlos sueños no dejan de ser un conjunto de abstracciones, disfrutables sí, pero que no dejan de desprenderse de una realidad que queremos mágicamente fuese otra.

Dentro de su charla sostuvo que su generación -y aquí creo es algo que sigue siendo totalmente aplicable hoy en día- se dedicó a perseguir sus sueños pero se desligaron de la realidad. Como consecuencia, el mundo está -y sigue estando- con terribles consecuencias (calentamiento, guerras, desigualdades, etc.).
Christopher Nolan cerró con algo alucinante:
“Si pudiera plantar algo en su cabeza, sería: no solo luchen por sus sueños sino también luchen por cambiar realidades”.

Ése es el mensaje que quiso dar en su charla y sin duda sus palabras aunque fuertes y controversiales, tienen mucho de verdad. Y es que pese a que hoy es más común que antes el famoso sigue tus sueños, muchas veces por lo hermoso que es vernos sumergidos en ellos olvidamos que, aunque duela, éstos no dejan de ser una ilusión, una idea utópica de lo que quisiéramos que fuera.

No. No intento sonar pesimista aunque así lo parece. Lo que intento decir, como Nolan, es que aunque luchar por tus sueños personales parecería a prioriuna buena empresa (es mi felicidad, es mi mundo ideal) no debemos de olvidar que somos parte de un todo y por ello buscar y luchar con ímpetu modificar -también- la realidad, que es agridulce y dolorosa e implica a toda la humanidad, y no solo alterar la propia.



Imagen | Pixabay 


¿Te gustó el artículo? 

Éste forma parte de la edición número 17 del newsletter Hebdomadaria reflexionem; suscribirte para recibir todos los lunes un nuevo número en tu correo, gratis:


Ver de qué se trata >>

Artículos Populares: