Reflexión: Lecturas de fe.


Publicado originalmente en Filosofía en la Red el martes diez de enero de dos mil diecisiete

Cuando algo no sale bien ó como se planeó algunas personas religiosas suelen intentar ver la situación con "ojos de fe". Es decir, hacer una lectura positiva de lo negativo confiados en, dicen, la Voluntad Divina.  

Suena muy lindo pero la realidad siempre supera la ficción: la teoría siempre es más bella que la práctica. 

Si nos vamos a ámbitos seculares, no religiosos, podemos entrever que la idea, el concepto en sí, tiene algo de razón. 

Adam Osborne [responsable de poner a la venta el primer ordenador portátil comercial de la historia, allá por mil novecientos ochenta y uno] tuvo una frase peculiar y que hiere a los obsesivos con que todo salga bien y a la primera: "La cosa más valiosa que puedes hacer es cometer un error: nada puedes aprender de ser perfecto."

Tiene razón. 

Es genial cuando todo te sale bien o cuando no encuentras muchos obstáculos al perseguir algo pero en el fondo son éxitos huecos, sin sabor. Errar te enseña tanto a ser humilde [reconocerte en tus limitantes] como a valorar y enfrentar lo que tienes. A poner los pies en la tierra.

Las lecciones de dichos errores bajo una lectura de fe, es decir, realizando un análisis en frío de la situación vivida pueden ser muchas y variadas pero es vital realizarlo para realmente aprovecharnos de la falla y crecer; de nada sirve tener muchos errores sino indagamos en las causas y motivos.  

Que algo no salga como hemos previsto suele tener diferentes matices y dependiendo de cada persona lastimar fuerte o levemente en el ego... pero entre más lastime, entre más hondo cale, más podemos aprovecharnos de dicho error para tomarlo como impulso en un segundo intento no volver a errar. 

De todo lo que nos pasa podemos aprender, ya sea de lo bueno y sobre todo de lo malo. Depende de nosotros hacer una lectura de fe para aprovechar cada suceso como una oportunidad para ser mejores seres humanos



Imagen | Universia                                                    

Comentarios

  1. ¡Amén! Estoy de acuerdo en que las cosas malas pasan por algo, pero casi siempre ese algo puede resumirse en un gran aprendizaje para no volverlo a cometer.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda Dan; lo importante es realmente "leer" esos muchos sucesos siempre con ojo crítico y objetivo (sin apasionamientos) para poder entonces realmente ver los errores cometidos, los aciertos y, sobretodo, la lección que nos deja.

      Saludos 😉.

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!