Al Papa Francisco no le gustan las selfies.


Antes de leer, amable lector, he de confesar que el titular juega un poco con las palabras

Está documentado que a Francisco no le desagrada en nada tomarse fotos, (2) lo que sí no quiere el equipo de seguridad papal es el acceso remoto a las cámaras frontales de los equipos electónicos sin el consentimiento del Papa. 

El tres de enero de dos mil diecisiete comenzó a circular en Twitter una imagen bastante peculiar del pontífice argentino

En ella podemos verlo, desde dentro del balcón papal con vista a la Plaza de San Pedro, sosteniendo una iPad mini con la peculiaridad de que la cámara frontal, la de selfies, está tapada por una calcomanía del escudo de armas del Vaticano. 

La red social se volvió loca.



El experto en seguridad informática, Collin Anderson [quien compartió la foto] anexó el comentario: "excelente, Papa Francisco".  

Lo curioso es que la imagen, que es real, data del dos mil quince. Para ser exactos: del veintiséis de julio, subida en la cuenta de Flickr de News.Va, o lo que es lo mismo: el servicio noticioso oficial de la Santa Sede.



La práctica de cubrir las cámaras frontales comienza a ser tendencia entre figuras públicas, dirigentes del mundo, miembros de agencias de inteligencia así como de los magnates de empresas.

Unos de los más populares son Mark Zuckerberg, creador y CEO de Facebook ó James Comey, actual director del FBI. Y ahora se suma a la lista Jorge Mario Bergoglio quién, pese a ser una figura de peso, en teoría pensaríamos que no tiene nada que ocultar.

Aunque dicha cultura de protección va más allá. Todo esto a raíz de Edward Snowen... ¿quién es él?

Un antiguo empleado de la NSA [Agencia de Seguridad Naconal, por sus siglas en inglés, organismo gubernamental estadounidense] quién reveló publicamente en dos mil trece que existe software capáz de activar las cámaras tanto de móviles y tabletas u ordenadores de manera remota sin ser detectada por el afectado.

De esta manera vemos como el Papa Francisco, al ser un Jefe de Estado, toma medidas básicas de seguridad como cualquier otro funcionario del orbe ó personalidad medianamente importante... aunque la práctica es y debería ser norma para cualquier usuario de la Web.

Una pena que con esto perdemos un hipotético acceso VIP a los secretos del Vaticano vía videollamadas no deseadas.



Imagen | Toni Hukkanen 
Fuentes | Twitter / News.Va

Comentarios