29 de agosto de 2016


En una entrevista en el programa televisivo Primer Impacto, de la cadena Univisión [EU], el periodista Fernando del Rincón le preguntó a un joven Juan Gabriel sobre su orientación sexual, él respondió: "dicen que lo que se ve no se pregunta, mijo". 

Podría hablar mucho sobre Alberto Aguilera Valadez, Juanga, un intérprete, músico, productor, cantautor mexicano ganador, entre otras muchas cosas, de once premios Billboard que inició su carrera en mil novecientos setenta y uno pero realmente la música no es lo mío.

Dejemos a la Wikipedia hablarfue un cantante que imprimió de un sello particular y atrevido a la música mexicana [...] gracias a su estilo interpretativo único y cautivador [...] del linaje de los showmens.

El mundo virtual fue testigo [el veintiocho de agosto del dos mil dieciséis, día de su muerte] por Twitter -y diferentes redes sociales- de la dimensión del cantautor ya que no únicamente artistas con los que trabajó el Divo de Juárez [apelativo con el que se le conocía] sino que incluso el presidente de México Enrique Peña Nieto, el presidente Barack Obama [EU] ó Nicolás Maduro [Venezuela] expresaron su sentir públicamente. 

Además, el Secretario de Cultura del país [México], por orden expresa del Presidente, abrió el Palacio de Bellas Artes, el recinto cultural más importante del país, en la Capital para rendir, si su familia lo desea, un homenaje de cuerpo presente. 

Lo anterior puede darnos una idea, aunque sea cercana y pincelada, de lo que fue Juan Gabriel para el mundo de la música y de la cultura popular mexicana aunque su legado no se limitó a los hispanohablantes sino que algunos de sus éxitos, como el de No tengo dinero, fueron traducidos a idiomas como el japonés ó el portugués.

Pero mi artículo no es para hablar sobre su herencia musical ó para llenar la blogósfera de un post más sobre la muerte de Juanga

El motivo que me impulsa a escribir no es otro más que el ver cómo, pese a que México en particular, y Latinoamérica en lo general, es una sociedad machista [aunque el resto del mundo no se libra de ello] la muerte de una persona abiertamente homosexual -y que siempre pugnó por los derechos de la comunidad LGBT- cimbró un país que llora sin tapujos por su partida. 

Y sí. Descaradamente en medio de la controversia de la iniciativa de ley del gobierno federal mexicano en pro de legalizar los matrimonios igualitarios y de la no pública pero sí conocida homofobia o, al menos, discriminación y mofa hacia personas con preferencias sexuales no heterosexuales el pueblo latino se encargó de engrandecer, popularizar y catapultar a la fama a un joven michoacano que desde los inicios de su carrera se veía "rarito". 

Estamos hablando de los años setenta en un país donde ser macho era lo que un hombre tenía que ser. Y aún así, y pese a ser así, México se doblegó a las creaciones musicales de don Alberto Aguilera

Pasaron los años y su fama no hizo más que crecer. Cuarenta y cinco años de carrera hablan por sí solos en los cuáles logró que tanto la plebe como la aristocracia tararearan y conocieran al menos un par de sus canciones.  

Un México que se dice plural pero que en la práctica es homófobo le rinde homenajes, le quiere y le recordará por siempre. Un México que marcha a favor de la familia tradicional [alentados por la jerarquía católica, aunque luego salieron a deslindarse de ello]  

La comunidad gay en México se siente desnuda frente a la discriminación. Se sabe de ello, somos testigos de la discriminación... pero Juan Gabriel resquebraja tabúes y con ello vemos un ejemplo, de muchos, de que la discriminación, las fobias y odios son algo aprendido y no algo natural. 

Todos reconocen el talento del Divo de Juárez. Todos se rinde ante él. Todos demuestran, de una u otra manera, su luto. Todos, hasta los machos bigotudos más rudos que bailan al ritmo del Noa Noa

Ojalá que la muerte de Juanga sirva como parteaguas para demostrar que el talento no discrimina preferencia sexual, que la grandeza puede y es de todos, que México puede ser -y de hecho es, de alguna peculiar manera- un país que convive, reconoce y acepta sin críticas ni fobias a los homosexuales



Imagen de ICEV [Instagram].
juanga, juan gabriel, divo juarez, el divo de juarez, muerte juan gabriel, alberto aguilera, alberto aguilera valadez

Artículos Populares: