13 de julio de 2015


Anton Szandor LaVey [1930 - 1997] cuyo verdadero nombre era Howard Stanton Lavey en mil novecientos sesenta y seis realizó la fundación de la Iglesia Satanista [filosofía basada en el materialismo e individualismo sin inspiración teísta]; además se autoproclamó como el Papa Negro y escribió la Biblia Satánica.

Como refiero en la línea anterior, la Iglesia Satanista dista mucho de lo que se puede leer -entender- en un primer momento. La institución religiosa está dedicada desde el treinta de abril del sesenta y seis a la profesión de lo que se dice -sus adeptos- es la verdadera naturaleza del hombre: una bestia carnal, que vive en el cosmos, el cual está permeado y motivado por las "fuerzas oscuras" que los fieles llaman Satán. 

Dicho esto y como organización religiosa -aunque no teísta- los satinistas llevan a cabo algunos rituales en donde invocan [pero no entendiéndolo de la manera tradicional de los deístas] a algunos demonios; entre ellos, la lista a continuación, enumera los más peligrosos según sus escrituras. 

Asmodeus: conocido como Asmodeo; es un demonio citado en la demonología católica así como el Talmud [escrituras judías]. Está asociado a los excesos carnales, a la sensualidad y la lujuria [especialmente lo ligado a estados orgiásticos].

Astaroth: popularmente se le dice "el gran duque del Infierno"; su casta comparte estatus con la primera jerarquía demoníaca [Belcebú y Lucifer]. Es un demonio seductor, que persuade principalmente por la pereza, la vanidad y el "raciocinio".

Azazel: es el líder de los ángeles caídos que fornicaron con mujeres mortales que dieron a luz a los gigantes [Nephilim]. Éste demonio enseñó a los hombres a fabricar armas mientras que a las mujeres las adoctrinó en el ocultismo y en el uso de cosméticos. 

Balaam: se menciona en la Biblia y en la religión mesopotámica es considerado como un profeta. En su mención bíblica, es un demonio vinculado con la avaricia y la codicia, el anhelo de poder y la maldad. 

Behemot: es conocido también como Bégimo. Es un demonio de origen hebreo y con características metamórficas; es poderoso y puede adoptar la forma de bestias como un elefante monstruoso o más popularmente es relacionado con un terrible hipopótamo.

Beelzebub: se le ubica más fácilmente como Belcebú; su nombre deriva de "Ba´al Zvuv" [que significa El señor de las moscas]. Es el príncipe de los demonios [según la tradición cristiana] y adopta múltiples nombres, dependiendo de las manifestación de su maldad. 

Bilis: de los demonios "más antiguos"; se le relaciona con los hombres que practican una sexualidad libre. Forma parte de la triada demoniaca [junto con Lucifer y Leviatán]. 

Cimeries: conocido también con el nombre de Cimejes; es un marqués del Infierno siendo descrito como un enorme guerrero, montado a caballo negro y escoltado por veinte legiones de demonios. Es el gobernante de los espíritus africanos. 

Damballa: es una entidad que deriva del vudú africano [de origen primitivo]. Se especula que el término zombi deriva de la palabra nzambi que refiere a dicho demonio. 

Mormo: de origen griego, es un demonio que castigaba a los niños malos. Además fue consorte de Hécate, la diosa griega del inframundo y la brujería. 




demonios, satanismo, espíritus
La imagen del demonio la obtuve en Aleteia mientras la información fue obtenida en un post del blog del History Channel

Artículos Populares: