Los desatinos de Francisco, el Papa.


Jorge Mario Bergolio inició el dos mil quince con comentarios un poco -o muy- desafortunados. 

El primero de ellos, público, en enero cuando a raíz de los atentados terroristas a la revista francesa de humor sátiro Charlie Hebdo [en el bLog de miguE se habló sobre ello] el citado personaje dio a entender, en una entrevista informal durante un vuelo, que era natural reaccionar violentamente ante una mofa o un comentario irriente.

Luego de la declaración -no oficial, se argumentó en Roma- el Vaticano -su portavoz de prensa- tuvo que aclarar el comentario; días más tarde el mismo pontífice -en su viaje de regreso a Roma- intentó replantear el argumento; pero el daño -en dicha ocasión al respeto sobre la libertad de expresión- ya se había hecho.

No pasaron ni treinta días cuando el Papa originario del Fin del Mundo se vio envuelto de nuevo en los encabezados de prensa -y de redes sociales- por otra declaración controversial aunque en esta ocasión, independientemente de lo dicho, el tema en cuestión salió a raíz de un e-mail privado que el Jefe de Estado de la Santa Sede envió a un diputado argentino

Francisco escribió: "Debemos evitar la mexicanización [de Argentina]"; lo redactó en relación con la guerra de narcotráfico que enfrenta el Gobierno de mi país -México- intentando exortar al político a buscar maneras eficaces de mermar la invación al país natal del pontífice de los cárteles líderes del narco.

México -y con sobrada razón- reaccionó mal y más cuando las palabras provenían del líder espiritual de la mayoría de la población; el adjetivo -palabras de la nota diplomática que envió México al Vaticano- usó lo mexicano como estigma irriendo así la sensibilidad de variados sectores del pueblo mexicano -en teoría mayoritariamente católico-.

Antes de veinticuatro horas -y mientras el pontífice permanecía en sus ejercicios espirituales anuales por la cuaresma- la Secretaría de Estado pontificia respondió, vía nota diplomática, que Francisco no tuvo la intención de herir los sentimientos del pueblo mexicano, que ama mucho, ni desconoce el compromiso del Gobierno para combatir el narcotráfico

En la misma nota se menciona que el comentario -y hacen notoriamente la aclaración- fue escrito en un e-mail privado e informal dirigido a un amigo argentino comprometido con la lucha contra el narcotráfico en Buenos Aires [Argentina] y que pretendía, con el, manifestar la gravedad del fenómeno ilegal que golpea tanto a México como a otros países de Latinoamérica. 

Pero pese a la disculpa para apagar el fuego diplomático y reiterar el las sanas relaciones bilaterales entre los Estados, el daño, nuevamente, estaba hecho. 

¿Qué le pasa al pontífice-pastor con olor a oveja?

No es sano nunca comparar pero en ciertas situaciones es necesario hacerlo para entender un poco mejor las situaciones, adversas o positivas.

Ambos casos tienen algo en común: son declaraciones informales [por ende, no oficiales] y, aunque con distinta magnitud, también las dos son privadas [aunque las declaraciones en el vuelo es a un grupo de periodistas a fines prácticos se toma como algo "entre ellos y el pontífice"]. 

Sin ánimos de ofender a nadie, Bergoglio es un sacerdote de calle, de pueblo... Benedicto XVI [su antecesor directo] es un erudito, un teólogo [de los más importantes del siglo xx] y, como tal, lo que dice siempre es razonado; en resumen: Francisco habla con los sentimientos y Ratzinger con la mente

Por eso es que aunque durante el papado del pontífice alemán también muchas de sus declaraciones -oficiales en su mayoría- fueron portadas incluso amarillistas todas estaban o fuera de contexto y/o transgiversadas pero en todos los casos eran a comentarios específicos doctrinales [que emaban de sus discursos/homilías]. 

Francisco, en otro sentido, es un Papa con más tinte de presbítero que de príncipe de la Iglesia católica [cardenal, así se les conoce]; desde que salió al balcón tras su elección denotó su sencilléz, su, como se dice, idiosincrasia [costumbres sociales].

El Papa argentino se debe -literal- a la gente, y eso es algo que siempre hizo [no solo como pontífice] mientras que Joseph Ratzinger por su parte se la vivió entre libros, ponencias y universidades. 

Claro está, por consecuencia, que al hablar -ante un cuestionamiento, formal e informal- el latinoamericano dirá las cosas de manera natural, como le salen mientras que el último papa en renunciar a su cargo analiza antes de pronunciar alguna frase -además, claro, que el léxico, es notablemente superior pese a que ambos comparten conocimientos teológicos-.

Ni uno ni otro son mejores [Ratzinger delinió el camino ante la pederestaia clerical; Bergoglio intenta hacer que el catolicismo sea, al menos en papel, más popular] pero sin duda durante el tiempo que ocupe la Sede Pontificia el argentino la prensa, los católicos y todo aquél que lea sus declaraciones tendrá que irse acostumbrando a su manera tan coloquial y natural de decir las cosas. 

Si lo siente o no, si es con intención o sin ella ó, en el peor de los casos, si es políticamente correcto o incorrecto como Papa es lo de menos; lo importante será la rapidéz con que las disculpas sean enviadas.



La imagen del Papa Francisco la obtuve del sitio Cachicha.com
errores del papa francisco, nota diplomática vaticano, disculpas del papa, secretaria relaciones exteriores papal, perdón papa francisco

Artículos Populares: