About Me

test

Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla

Diez beneficios -científicos- de ser compasivo.


Cuando se piensa en el sentimiento religioso de las personas inmediatamente vienen a la mente la idea de que éstos, los creyentes, son seres vivientes ansiosos de dar amor, caridad y que anhelan tratar al otro como hermano.

Lamentablemente la realidad es muy diferente e incluso nos topamos con el hecho de que las cárceles están habitualmente más llenas de creyentes -en cualquier credo- que de personas que prefieren dejar las creencias religiosas como algo descartado. 

Analizando un poco la palabra, compasión viene del latín cumpassio traducción de una palabra griega compuesta que literalmente significa sufrir juntos ó simpatía ligada al deseo de aliviar o reducir el sufrimiento del otro. 

Pero independientemente de ello y de que ni el ser buena o mala persona está ligado a ser creyente o ateo la psicóloga francesa Emma Seppala publicó el diez de enero del dos mil catorce una curiosa infografía sobre los beneficios -científicos- que tenemos al ser compasivos.

La doctora Seppala trabaja en el Centro para la compasión y el altruismo de Investigación y Educación de la Universidad de Stanford y con base a sus investigaciones realizó dicho estudio dando resultados interesantes.

El trabajo de investigación rescatado en la infografía menciona que los mismos centros neuronales que se activan cuando recibimos dinero reaccionan de manera similar que cuando damos dinero a la caridad

Además de lo anterior un estudio (mencionado en la información) rescata que la gente es más feliz cuando da dinero que cuando lo gasta para sí; el fenómeno fue replicado, a escala, con pequeños de dos años recabando los mismos resultados.

También se menciona que el hecho de ser compasivo es un elemento a favor al momento de buscar salir con alguien; a su vez el ver a otros que ayudan a los demás crea, según la doctora Emma, un estado de motivación.

Otro de los beneficios es que el acto caritativo produce en la mayoría de los casos una reacción en cadena que puede favorecer a que otros actúen de igual manera. 

Según también explica la psicoanalista las personas que practican activamente la compasión suelen ser más longevas y saludables debido a que generan una mejor resistencia a enfermedades.

Pensar en otros y no en uno ayuda a ser más descentralizados en cuanto a nuestros problemas y angustias y hace que la depresión sea algo que no encaje con una persona caritativa.

Otro punto a favor del ser compasivo es que diversos especialistas en la conducta humana han concluido que el ayudar a otros es algo connatural a la naturaleza del ser humano encontrando el patrón tanto en niños como en adultos en las diversas investigaciones de campo.

Los voluntarios en alguna asociación reportaron a la doctora Emma que experimentaban sentirse con más tiempo y dinero en sus vidas al donar parte de ellos a dichas organizaciones. 

Y bueno, en el punto final se menciona que el ser bondadoso ayuda tanto a quien lo es como a la comunidad, al medio ambiente y, por ende, al mundo entero.

Pero independientemente de que si ser bondadoso beneficia a quien decide hacerlo considero que lo más importante es optar y decidirse por dar algo de lo que en muchas ocasiones tenemos en demasía; y si tenemos poco, ese poco puede contribuir a mejorar a alguien que tenga menos.

Lo anterior no debe por qué estar ligado al sentimiento religioso ni del emisor ni del receptor del gesto desinteresado. 

Debajo la infografía: 


beneficios ser compasivo, que es la compasión, compasión y religión, bondadoso, caridad, empatía
La imagen del post la obtuve en la Wikipedia mientras que la infografía, en español, se puede consultar en el sitio de la Dra. Emma Seppala

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!