26 de julio de 2013


Al intentar hablar de ateísmo nos topamos con dificultades ya que aunque por lo general se piensa que quien se declara ateo simplemente no cree en dios (en la mentalidad judeocristiana) la cosa no para netamente ahí.

Numerosos especialistas comulgamos con la idea de que al igual que los creyentes, los no-religiosos forman, de alguna manera, un abanico de personalidades. 

Y es lógico, el ser humano es un ser individual que expresa sus pensamientos de maneras muy particulares.

Un estudio hecho público en junio de dos mil trece por la Universidad de Teenessee realizado por Christopher F. Plata y Thomas J. Coleman arrojó que, según sus datos, se pueden identificar entre los no-creyentes seis grupos principales de ellos.

Esta media docena de categorías ateas -o comunidad de no religiosos, le llaman- manifiestan su in creencia de maneras singulares llegando, en algunos casos, a expresarse casi de manera similar con los religiosos.

A continuación el listado:

1.- ATEOS / AGNÓSTICOS INTELECTUALES:

Los responsables del estudio mencionan que este tipo de ateos son las personas que aunque no creen en alguna deidad llegaron a dicha conclusión porque siempre están estimulados a buscar información tanto de ateísmo como sobre religiones.

Un hecho particular del grupo es que ellos son los que, por lo regular, comentan de manera intensa en foros de internet y demás redes sociales.

2.- ACTIVISTAS:

Ellos no solo no creen -y leen- sino que además tienen en su mente el chip integrado de difundir su increencia y el hacer saber a la sociedad el motivo de ella.

De lo particular de este segmento es que principalmente ellos son quienes se muestran muy favorables -y promotores- de los derechos de los animales, de las relaciones y derechos de homosexuales así como del feminismo y la protección al medio ambiente.

3.- AGNÓSTICO BUSCADOR:

Un agnóstico es aquella persona que ni no cree ni cree en una deidad. Se reconoce limitado -por la naturaleza finita del ser humano- y por ende incapaz de llegar, si existiera, a acceder al conocimiento de algún (os) creador (es).

En el estudio mencionan este segmento como aquellos que cuestionan sus creencias -aprendidas- pero que aunque no mantienen una posición firme sobre ellas están en constante búsqueda de la verdad.

4.- ANTI TEÍSTA:

Lo particular de ellos es que éstos se sienten superiores a los demás -hablando en general, a la sociedad- porque gozan del privilegio de no creer ya que ligan a los religiosos -y a la religión en general- como personas ignorantes, retrógradas y, además, como seres perjudiciales -por el hecho de creer- para el planeta.

Se muestran, además, como abiertos opositores -en foros, en todo momento que pueden- a las  instituciones religiosas y a sus creencias.

5.- NO TEÍSTAS:

Entre ellos destaca el hecho de que aunque se consideran no religiosos -ni creyentes- no se vinculan, ni para bien ni para mal, tanto con las religiones como con sus dogmas.

Los investigadores los mencionan como el grupo más apático de los seis además de que como individuos se muestran con un desinterés hacia lo religioso -que ocasiona lo primero-.

6.- ATEO RITUAL:

No creen en dios (o alguno de éstos), ni en la vida eterna, en instituciones religiosos o demás aspectos vinculados a ello pero pese a eso llegan a participar, curiosa y activamente, en rituales -tradiciones- religiosas aunque según el análisis norteamericano lo hacen conscientes de los mismos -por su significado-.


Algo curioso de todo esto son las estadísticas que se mencionan: ciento cincuenta y nueve personas, de mil, se pudieron categorizar en el apartado de comunidad no creyente.

De dicho grupo (analizado brevemente aquí) la tendencia más popular de no-religiosos fue el primero (intelectual) con cerca del cuarenta por ciento (treinta y siete punto seis por ciento) mientras que el segundo grupo (los activistas) lo ocuparon con el veintitrés por ciento de los entrevistados.

El cuarto grupo (antiteísta) son el tercer grupo de ateos más popular -con el catorce punto ocho por ciento de las preferencias- mientras que le siguen los ritualistas (quinto) con el doce punto cinco de los entrevistados.

Los curiosos -el tercer grupo- invaden el quinto puesto con el siete punto seis por ciento mientras que, según el estudio, solo el cuatro punto cuatro de los no creyentes son no teístas.

Es interesante ver que, según el análisis, el mayor grupo de ateos son, de acuerdo al mismo, intelectuales o, en otras palabras, personas que han llegado a dicho filosofar -no creer en algún dios-fruto de su reflexión personal.

Dicha manera de no creer es la ideal ya que desgraciadamente -y hozo decir es la mayoría- lo hacen -el no creer- simplemente por seguir o una moda o manifestarse contra una institución -regularmente la Iglesia Católica Romana- más no netamente como una conclusión lógica -estudiada- consecuencia de una lectura e investigación filosófica.



TAGS: ateos, tipos de ateos, analisis de ateismo, pensamiento ateo, estudios ateísmo
La foto del post la obtuve de Gaelx y si gustan ver el estudio (los datos) originales lo pueden hacer desde aquí (en inglés).

Post a Comment:

¡Gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El newsletter del autor:


Ver de qué se tratan >>
Artículos