23 de abril de 2013


Cuando escuchamos de Mahoma, Alá o el Islam enseguida se nos vienen, lamentablemente a la cabeza, imágenes de regímenes totalitarios y opresores, mujeres con hijab -un velo- y recibiendo un mal trato masculino.

Aunque suele ser lo tradicional no todos los musulmanes piensan y viven así. Dentro del mundo musulmán existen quienes interpretan el Corán -su libro sagrado- de manera literal y quienes lo entienden totalmente diferente, de una forma espiritual.

Encasillar a todos los musulmanes como unos machistas está mal, de hecho, pensar que los miembros de alguna religión, cual sea, piensan igual -todos- es encasillarlos en un mismo perfil, cosa que dista mucho de ser verdad.

Pero desafortunadamente en lugares como Pakistán se vive bajo una mentalidad opresora que deja huella, muchas veces indeleble, de la represión hacia la mujer; la Comisión Asiática de los Derechos Humanos [AHRC, por sus siglas en inglés] intenta luchar contra un gesto en particular: el lanzamiento de ácido hacia las mujeres.

Dicha institución publicó en su sitio en Internet, en dos mil diez, un recuento fotográfico con los casos más serios de ataques de ácido. Cabe mencionar que la principal causa de la agresión es porque se niegan a tener sexo, a casarse o durante discusiones familiares. 

The Asian Humans Rights Commission, la comisión mencionada anteriormente, rescata en su informe que entre las principales consecuencias de la agresión se encuentran: trauma físico [cicatrices permanentes], mutilación, aislamiento social y lesiones psicológicas. 

Sin más, les dejo las diferentes imágenes con una breve semblanza -en inglés- aunque traducida. De resaltar que algunas de ellas pueden, por lo intenso de las mismas, herir la sencibilidad de alguno.


Irum Saeed: de treinta años. Su cara, espalda y hombros fueron quemados por ácido en el dos mil seis [la foto data del dos mil ocho] por el sencillo hecho de haber rechazado a un niño como pretendiente matrimonial. Al momento de la fotografía, llevaba veinticinco intervenciones quirúrgicas para intentar minimizar el daño.


Saira Liaqat: veintiséis años. A los quince su esposo -un pariente- le arrojó ácido sobre su cara porque ella se negaba a vivir con él antes de haber concluido la escuela pese a los padres de los esposos al momento del enlace nupcial acordaron la convivencia marital después de la escuela. Al momento de la imagen la chica se había sometido a nueve operaciones plásticas.


Shameem Akhter: dieciocho años. A los quince de edad fue violada por tres sujetos que luego del delito decidieron arrojar sobre ella ácido. Cuando posó para la fotografía se había sometido ya a diez cirugías. 


Najaf Sultana: dieciséis años. Su padre, porque no quería tener otra hija en la familia, le arrojó ácido cuando dormía a la precoz edad de cinco años. Luego fue abandonada por sus padres quedando ciega como resultado de la agresión. Al momento de la imagen llevaba quince operaciones intentando remediar las consecuencias. 


Shehnaz Usman: treinta y seis años. Cinco años antes mientras discutía con un pariente [hombre] éste le arrojó ácido. Diez cirugías plásticas después de eso, posó para la foto.


Kanwal Kayum: veintiséis años. Nunca se ha sometido a alguna intervención quirúrgica. A ella un niño la quemó porque se negó a casarse con él.


Shahnaz Bibi: treinta y cinco años. Una disputa familiar ocasionó la lesión en su cuerpo cuando ella tenía veinticinco. Similarmente, como el caso anterior, al momento de la fotografía no se había sometido a ninguna intervención. 


Memuna Khan: veintiún años. Intentó ya veintiún ocasiones remediar el daño que un grupo de jóvenes le hizo cuando la quemaron con ácido para intentar concluir una disputa familiar. 


Naila Farhat: diecinueve años. A los catorce un niño le quemó el cuerpo con ácido cuando ella se negó a contraer nupcias con él. Varias veces -no se especifica el número- se ha sometido a diversas cirugías. 


Zainab Bibi: diecisiete años. Su pecado, al igual que el caso anterior, fue negarse a los doce años a contraer matrimonio con un niño menor que ella. Sin especificar cuántas, al momento de posar para la foto, se ha sometido ya a algunas intervenciones plásticas.



Tags: pakistán, ácido en mujeres, mujeres musulmán, vivir en país islámicos
La imagen  que encabeza el post la obtuve de Flickr mientras que la publicación de la AHRC se encuentra aquí y las imágenes de las mujeres agredidas las encontré de un sitio en Tumblr.

Artículos Populares: