Las otras "versiones" de Jesús.


La imagen de Jesús de Nazaret aceptada popularmente por creyentes y no creyentes en occidente se debe principalmente a lo que en el trescientos veinticinco se acordó como doctrina oficial de la Iglesia Católica en el Concilio Ecuménico de Nicea.

Pese a que se tiene una versión oficial -y aceptada- del Mesías cristiano, desde los mismos inicios de la religión, cuando ésta era considerada solo una secta judía, muchos de sus seguidores tuvieron concepciones diferentes de la figura central.

Hoy en día éstas diferentes maneras de ver a Jesús, el carpintero, son conocidas por la mayoría de las iglesias cristianas -no solo la católica- como herejías cristológicas pues rechazan en algunos casos la aceptada divinidad del nazareno. 

En un intento de presentar un breve, rápido y conciso resumen de las diez principales herejías cristológicas a lo largo de los siglos, el bLog de miguE presenta, amable lector, un listado tanto de la herejía como de la postura oficial con la que se le rechaza. 

1.- Un cuerpo aparente según los docetistas

Fue una herejía difundida en el lejano siglo I entre varios pensadores de los que destacaron Marción, Valentín y Basílides

En la doctrina se asegura que el cuerpo de Jesús intentó ser humano pues en realidad estaba hecho de una sustancia especial, diferente a la carne.

Lo más probable -para los herejes- es que Jesús ni siquiera tuviera un elemento material sino que fuera un mero espectro o fantasma. 

La idea presenta la convicción de que la materia es vil y sucia por lo que no puede ser el vehículo de una entidad divina. 

De acuerdo a la postura oficial, ésta sostiene que es fundamental sostener que, a pesar de ser Dios, Cristo también fue un hombre completo y por dicha razón pudo comprender las dificultades, necesidades y deseos propios de la condición humana. 

2.- El don divino según los ebionitas.

Después de la crucifixión hubo una división entre los seguidores de Pablo, el apóstol quien concibió al cristianismo como una nueva religión y los cristianos judíos -seguidores de Pedro- que consideraban la doctrina de Jesús como un perfeccionamiento del judaísmo .

Los seguidores de Pablo se convirtieron en los predominantes mientras a los otros se les llamó herejes con el término ebionitas, palabra hebrea que significa de los pobres pues rechazaban, entre otras cosas, los bienes materiales.

Los pobres cristianos negaban también que Cristo fuese el hijo genuino de Dios considerándolo un arcángel creado pero investido de poderes extraordinarios mediante el bautismo. 

Al ser bautizado, el arcángel Jesús, sostiene la doctrina, adquirió poderes y obtuvo potestad sobre los ángeles y sobre todas las obras del Todopoderoso. 

Ireneo de Lyon condenó la herejía sosteniendo que Cristo es Dios verdadero desde su origen, que él -Jesús- tiene la misma sustancia que el Padre y es solo otra de sus manifestaciones y no creación suya. 

3.- El hijo adoptivo según el adopcionismo

A lo largo de la historia varias ideas han sostenido que Jesús no era originalmente hijo de Dios sino que éste lo había adoptado en algún momento de su vida.

En el siglo II la idea adquirió fuerza de mano de Teodoto el Curtidor aunque fue excomulgado; luego, en el siglo VIII, el arzobispo de Toledo, Elipando y Félix, obispo de Urgel, revivieron la postura.

Ambos consideraban que la vida de Jesús hubo dos tipos de acciones: unas como humano y otras como dios. Ya en el setecientos ochenta y nueve, el papa en turno se encargó de anular la herejía.

La postura oficial cristiana sostiene que Cristo no fue un humano elegido por Dios Padre para que éste le diera una estatura divina sino que por naturaleza él -Jesús- es el Hijo único de Dios.

Por lo anterior, Cristo comparte con Él -Dios Padre- todos sus poderes, atributos y características.

4.- La figura creada según el arrianismo

La herejía fue propuesta en el siglo IV por el presbítero Ario de Alejandría quien aseguraba que Cristo no era un ser de origen divino, sino que había sido creado. 

El concepto medular de la postura es el carácter único de Dios, el único inmutable y por ende que existe por sí mismo sin depender de nadie.

Cristo, para Ario, no existía por sí mismo y por tal no era inmutable y como consecuencia, no era dios. La visión fue construida buscando preservar la autoridad y el rango único de Dios. 

A pesar de sus mutaciones, sostiene la doctrina oficial, Cristo es Dios desde su concepción y, además, es consustancial al Padre- de su misma naturaleza- como se afirma en el Concilio de Nicea.

5.- El muñeco de dios según el apolinarismo.

En el siglo IV, Apolinar de Laodicea distingue la parte física -el cuerpo- y la parte inmaterial -o alma- de las personas asegurando con ello que Cristo tenía un cuerpo -físico / humano- y otro divino -intelecto / alma-. 

En el Sínodo de Roma en el 377 los teólogos la rechazaron asegurando que si Cristo no hubiese tenido un intelecto humano no hubiese sido hombre sino solo un muñeco manipulado por dios

Cristo, sostiene la postura oficial, fue humano en cuerpo y alma; lo anterior, para que su suplicio en la cruz tuviera cualidades redentoras, tomando en cuenta que los pecados residen tanto en cuerpo como en la mente

6.- Personalidad múltiple según el nestorianismo.

Nestorio, obispo de Constantinopla, difundió en el siglo V la idea de que Jesús tenía dos naturalezas: una humana y otra divina aunque consideraba, a su vez, que ambas estaban separadas. 

A su vez, con la postura anterior, la muerte en la cruz había sido solo como humano más nunca como dios. 

El Concilio de Calcedonia en el 451 sostiene que hay dos naturalezas de Cristo unidas en una sola persona. Jesús, pues, es dios y hombre en cuerpo y alma, sin distinción ni separaciones.

Veinte años antes, en el Concilio de Éfeso, la idea también fue rechazada por dar una imagen de Jesús como una persona común poseída o habitada por un espíritu. 

7.- El falso hombre según el monofisismo. 

Durante el siglo V se sostuvo que Cristo únicamente tuvo una naturaleza divina pero tomó una apariencia humana sujetándose al ciclo de vida de la misma.

Otras visiones de la misma postura defendían que aunque Jesús tenía naturaleza humana, la suya era muy diferente al del resto de los mortales. 

Eutiques -el difusor de la herejía- fue rechazado en el Concilio de Calcedonia -en el 451- al reconocerse las dos naturalezas de Cristo que no se mezclan, dividen o separan pero sí se transmutan por lo que es, aceptado con el decreto, consustancial al género humano. 

8.- El voluntarioso según el monotelismo.

El patriarca de Constantinopla en el siglo VII, Sergio, difundió que Cristo tenía dos naturalezas pero una sola voluntad divina. La idea fue tan atractiva que incluso el papa Honorio la defendió.

Posteriormente en el seiscientos ochenta y uno se puso fin a la doctrina reconociendo que en Cristo hay dos voluntades sin división, sin cambio, sin separación ni confusión. 

Las dos voluntades no se oponen sino que la humana, dice la postura oficial, se somete libre y amorosamente a la omnipotente voluntad divina.

Cincuenta años después de la muerte del papa Honorio éste fue condenado por haber apoyado la herejía. 

9.- La deidad única según el sabelianismo.

La Trinidad -pilar fundamental de la doctrina cristiana- fue negada durante los siglos II y III pues se aseguraba que el Padre, Hijo y Espíritu Santo eran solo manifestaciones de un único ser divino.

Así pues, con dicha postura, dios mismo fue quien sufrió la pasión y muerte en la cruz bajo la apariencia del hijo.

La postura oficial sobre la Trinidad sostiene que Padre, Hijo y Espíritu Santo son tres personas distintas que existen simultáneamente en un único ser.

10.- Solo un hombre según el psilantropismo. 

Teódoto, El Zapatero, negó por completo en el siglo II la divinidad de Jesús asegurando que él -Jesús- fue un ser humano común nacido de un hombre y mujer comunes sin mediación sobrenatural de ninguna clase.

La supuesta -según El Zapatero- divinidad de Cristo solo abarca cierto poder impersonal con el que podía realizar milagros. 

Otros seguidores posteriores sostuvieron que Jesús había recibido algunos atributos sobrenaturales mediante un mensaje oral de dios, alguna especie de revelación similar a la de los profetas. 

La divinidad de Jesús es uno de los pilares fundamentales del cristianismo y Teódoto fue excomulgado -junto con su doctrina- por el papa Víctor I en el año ciento noventa.




#semanasanta, historias no autorizadas de jesús, cristianismos derrotados, herejías cristológicas, herejías, otros jesús
La imagen que encabeza el artículo la obtuve de -MRGT y para fundamentar el escrito me apoyé en Catolic.net y en la revista Conozca Más México en su edición de marzo, 2013.

Artículos Populares: