About Me

test

Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla

Poder e influencia de la religión [parte 1 de 2].


El diario The Huff Post, en su sección dedicada a asuntos religiosos, publicó el veintisiete de diciembre del dos mil doce un listado o top ten con los eventos que sus editores consideraron como más emblemáticos para recordar en el año de la fallida profecía maya.

Por lo sucedido en dicho año consideré relevante aludirlo aunque no como un conteo o memoria histórica sino a manera de análisis del poder o influencia de la religión en el Orbe.

Y es que, afortunada o desgraciadamente, la religión [las creencias, sobretodo] tuvieron, siguen y seguirán siendo parte medular de los eventos mundiales.

Como mencioné en el primer párrafo, se publicaron diez historias –referidas levemente– pero como la intención del artículo no es traducir y publicar el contenido del original he decidido, mejor, enumerarlas primeramente para luego compartirle, amable lector, mi opinión personal. 

1)  Tragedia en NewTown, 2) el creciente número de creyentes no afiliados, 3) la Inocencia de los musulmanes, 4) monjas vs obispos, 5) el momento mormón [por el candidato presidencial norteamericano Romney], 6) hinduistas y budistas al poder americano, 7) el poder religioso en los Estados, 8) dios y la igualdad homosexual, 9) tragedia en Oak Creek, 10) Vatileaks.

Para poder analizarlos mejor decidí agruparlas pues con ello centro mejor la atención, sumado al hecho de que varios puntos son, en teoría, un poco similares:
  1. Tragedias y creencias [puntos uno y nueve].  
  2. Las religiones pierden fieles, las creencias no [punto dos]. 
  3.  Dualidad de autoridad e influencia de Internet [tres y diez]. 
  4. El anhelo de protagonismo femenino en la iglesia católica [punto cuatro].  
  5. El poder de la religión [puntos cinco, seis y siete]. 
  6. Buscando igualdad entre hetero y homosexuales [punto ocho] 
Debido a lo denso del artículo opté por dividirlo en dos partes tocando en la primera entrega los puntos uno a tres [de éste nuevo acomodo] mientras que en la conclusión se analizarán los restantes. 

 1.- Tragedias y creencias: de los dos eventos recordados por el diario norteamericano uno podría decirse que fue matizado por tintes religiosos aunque en ambos [y en todo acontecer humano] las creencias son el motor principal de nuestro accionar.

En Oak Creak, al sur de Milwaukee [Wisconsin] un ex militar de cuarenta años dolido por el 11-S irrumpió en una cálida mañana dominguera [agosto, dos mil doce] un templo sijiita [la quinta religión más importante, por número de fieles, en el mundo] asesinando a seis personas y dejando tres heridos.

Lamentablemente –pues no enfrentó la justicia– el retirado experto en operaciones psicológicas bélicas falleció cuando la policía irrumpió la casa de oración india [la religión sij data del siglo xvi y proviene del país de Gandhi] pero se cree, por un tatuaje alusivo que portaba del ataque al WTC, que el retirado combatiente realizó la agreción por venganza.

No es la primera vez que los miembros de la comunidad de sikhs [en inglés] son confundidos por musulmanes; ellos portan tradicionalmente turbante y usan barba larga debido a la influencia, en sus orígenes, del islam. 

Y es que desde que unos pocos fanáticos musulmanes derrumbaron [según la versión oficial] las torres del Centro Mundial de Negocios neoyorquino en gran parte de La Tierra Prometida de occidenteconocida así vulgarmente– existe una fuerte y marcada islamnofobia o, más bien dicho, pánico por todo lo que tenga ligeramente tinte oriental.

Desde luego lo sucedido en las Torres Gemelas fue terrible pero no se debe ni se puede lícitamente tachar a todo musulmán, sea árabe o no, de terrorista. Y quienes se parecen ligeramente a ellos –por etnia o vestido– como los sijs sufren las consecuencias del tabú.

En NewTown la cosa fue un poco distinta, al menos en lo que se refiere en plano religioso. 

La tragedia en una escuela primaria sucedió a pocos días de navidad [catorce de diciembre del dos mil doce] causando, por la dimensión, que el mismísimo presidente Obama derramara algunas lágrimas en cadena nacional, en vivo. 

¿Por qué entró al conteo?

No por lo cercano al solsticio de invierno sino porque generó unidad entre los diferentes credos cristianos norteamericanos y, más importante aún, llevó a la pregunta: ¿dónde estuvo dios cuándo pasó?

La respuesta, como la misma interrogante, es subjetiva [supone la aceptación de la existencia del dios abrahámico] pero, aunque críticamente no se deba responder la misma nos permite analizar a la sociedad estadounidense y su cérvix cultural.

Como bien me dijo un amigo cuando publiqué sobre las lágrimas de Obama, el hecho [la matanza] tiene mucho más de trasfondo: el agresor primero asesinó a su madre a quemarropa, luego invadió la primaria acabando con la vida de veintiséis seres humanos [20 niños] para posteriormente con un tiro finiquitar, permítame decirlo, su patética vida

Algunos analistas en Estados Unidos cuestionaron la formación moral que la madre le dio a su hijo y como ésta, o la falta de la misma, generó la invasión a la primaria Sandy Hook pero la hipótesis es absurda y tonta.

Un hijo, alcanzando cierta edad [y entienda la dimensión de lo correcto o incorrecto, al menos legalmente] es y será absolutamente responsable de lo que decida realizar. 

Como mencioné anteriormente, el por qué apareció en el conteo como un suceso relevante religiosamente hablando del dos mil doce es lo que éste ocasionó: tanto el condado como la nación misma se unió en solidaridad; la primaria se convirtió en un centro de servicios religiosos y las vigilas de oración no dejaron de ser concurridas. 

2.- Las religiones pierden fieles, las creencias no: anualmente se dan a conocer diversos resultados de encuestas y opinión acerca de cualquier tema pero dos de éstos del Pew Forum son relevantes en cuestiones de fe.

En el primero de ellos se asegura que cerca del veinte por ciento de los norteamericanos se declaran no religiosos; por su parte, uno de cada seis habitantes del mundo se dice no filiado a alguna religión en específico.

Ésta última cifra, en total, supone al tercer grupo de religiones del planeta, solo debajo de cristianos y musulmanes. 

Dicha población no es necesariamente atea o escéptica sino más bien son personas con creencia en alguna deidad, regularmente el concepto judeo-cristiano de dios, pero sin sentir pertenencia a alguna institución religiosa en específico [por ejemplo: iglesia católica romana, ortodoxos, judíos, etc.]. 

Aunque en un primer vistazo pudiese parecer algo irrelevante por el hecho de que el mundoaunque hay alejamiento en las iglesias de fielesno se está volviendo ateopara consuelo de fanáticos cristianos, sobretodo, que ven el fenómeno del ateísmo como vaticinio del apocalipsis– el suceso es importante. 

Expliquemos.

Mucho se dice y se pregona que al existir en pleno siglo veintiuno [y sus siguientes sucesores] explicaciones racionales, científicas y comprobables de todo suceso o hecho de la naturaleza la idea, concepto o creencia en dios lentamente desaparecerá.

Con lo anterior [los resultados de las encuestas] se puede ver claramente que eso no es así. Dios, su base como tal, no se centra –ni se limita– únicamente en darle un Origen a las cosas; en general, la deidad patriarcal heredada del concepto de Abraham no da porqués sino, más bien, un o unos para qué.  

La religión [ya hablando de su estructura] es algo que ha ido evolucionando junto con el mismo ser humano. El pilar de la sociedad se sujeta firmemente en como primero los panteones -de dioses- y luego las instituciones religiosas fueron estructurándose dando con ello ligeros esbozos de las futuras organizaciones cívicas; es por lo anterior que siguen siendo elementales todavía.

Perderlas, su esencia e idea, significará tarde que temprano [al menos es mi hipótesis] que las sociedades futuras sean, en organización, totalmente distintas a como las conocemos. Y quizá disfuncionales. 

El alejamiento de las personas de las instituciones no se da por un debilitamiento espiritual sino porque éstas han perdido credibilidad y con ello, la anhelada confianza plena o fe ciega de sus feligreses en ellas.

Y no solo son los escándalos sexuales, por ejemplo, que ha protagonizado la católica romana los que han influido sino por el manejo, cada vez más evidente, turbulento de las mismas [todas, en general].

Desde siempre, al ser empresasdicho fríamente– manejadas por seres humanos supuestamente inspirados por una o varias deidades las organizaciones han sido víctimas y victimarios de los actos más horrorosos: bélicos y estructurales.

El hecho de que las controlan hombres las convierte en vulnerables de corrupción, sobornos, extorción, etc. solo que en siglos anteriores esos sucesos turbios podían ser fácilmente ocultados conservándose así, las organizaciones religiosas ante la sociedad como instituciones inmaculadas y guiadas por la mano de dios.

3.- Dualidad de autoridad e influencia de Internet: continuando hablando de la credibilidad y formas efectivas de cómo perderlas nos encontramos en el dos mil doce con el caso bautizado por el cardenal Federico Lombardi [vocero de la Santa Sede] del Vatileaks.

En resumen, y sin entrar a fondo [pues no es la intención del artículo], el Vatileaks fue la filtración de documentos pontificios de carácter confidencial tanto en Internet como en medios impresos [diarios, libros] a manos –con ayuda– del mayordomo del pontífice Benedicto XVI

Dichas cartas secretas de Benedicto XVI [como se tituló una traducción al castellano de una colección de las mismas] sacaron a la luz el cómo Ratzinger [y sus predecesores] lleva a cabo las relaciones con Jefes de Estados y otras grandes personalidades del Orbe. 

La manera en cómo se dieron las cosas [se violó la confianza del papa] y el contenido de los documentos sacaron a la luz, en cierta parte, el accionar de la Iglesia Católica.

Muchos pudimos ver más claramente lo de antemano evidente: el Vaticano no es solo una institución de fe movido únicamente con intereses espirituales ya que con el poderésa es la palabra clave– que tiene co-ayuda, según los intereses, de diferentes –y misteriosas– formas. 

El pastor alemán de la grey católica mundial experimentó, en carne propia, cómo la Internet puede ser usada tanto para difundir su mensaje espiritual [ya hasta tiene cuenta en Twitter] como para difamar y propagar asuntos confidenciales [con el Vatileaks] aunque hay otros y más usos.

Para los musulmanes la representación gráfica de dios o de cualquiera de sus profetas está vetada. En el caso del fundador, Mahoma, ilustrar su rostro es prácticamente una herejía. Un hombre en los Estados Unidos [Nakoula Basseley Nakoula] se atrevió, desatando reacciones mundiales.

Septiembre del dos mil doce fue el elegido por el cristiano copto norteamericano para subir a la red, específicamente YouTube, un supuesto tráiler de trece minutos de duración de la inédita película: la Inocencia de los musulmanes

En la filmación se muestra al profeta iniciador del Islam como una persona inepta, apasionado por las relaciones sexuales dentro y fuera de la unión nupcial, defensor acérrimo de la homosexualidad y la pedofilia  además de un escéptico sobre Alá y las revelaciones de éste a su persona. 

Según el realizador del corto Alan Roberts[Nakoula solo fue productor y difusor del film] la Inocencia de los musulmanes fue hecha con la intención de ser una crítica política-religiosa de las teocracias musulmanas presentando la –supuesta– hipocresía del Islam; los resultados fueron devastadores. 

Entre el recuento de los daños una vez subtitulado el corto en árabe se arroja, de lo más destacado, la muerte de un embajador estadounidense en Egipto y la quema de la embajada que lo alojaba un once de septiembre [dos mil doce].


Hasta aquí la primera parte del conteo; 
para ver la continuación del siguiente [y último artículo] dar clic aquí 



La imagen que ilustra el artículo la obtuve de famylimwr mientras que el artículo original [en inglés] que tomé de base para ésta reflexión puede leerse como 2012 Religion Stories: top 10 del The HuffPost.