About Me

test

Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla

Diez profecías [bíblicas] sobre el nacimiento de Jesús.


Para los cristianos Jesús es el Mesías anunciado con anterioridad por YHWH, dios de Israel, ya que entre sus muchas cualidades cumplió, con exactitud, las profecías que hablan sobre él.

En los textos sagrados judíos los escribas recogieron diversas profecías que, en base a la interpretación rabínica, vaticinan a un Redentor para el pueblo hebreo.

Los judíos que le creyeron a Jesús y a sus discípulos estuvieron convencidos, relatan las escrituras cristianas, que el crucificado fue/es aquél enviado prometido.

Sobre si la figura histórica de Jesús de Nazareth cumplió a cabalidad lo que se escribió acerca de un Mesías ha entrado para los estudiosos en tema de debate. Hay quienes descartan la historicidad del nazareno y los que la aprueban prescinden, por ejemplo, del nacimiento en Belén.

Existen muchos motivos para dudar. Uno de ellos es que los Evangelios canónicos, los cuatro que aparecen en las Biblias cristianas, fueron redactados tiempo posterior a la muerte del nazareno; el primero fue el de Marcos entre el sesenta al setena de nuestra era.

Otro argumento, y para muchos el más importante, es que los textos evangélicos son documentos de propaganda [con espíritu religioso inmerso] hechos por y para cristianos con el único propósito de alentar, ilustrar, consolidar y propagar la naciente fe cristiana.

De si cumplió o no Jesús las profecías judías sobre el Mesías no es el tema ni la intención del artículo sino el de presentar, resumidamente, la base escriturística que usan los cristianos para justificar que su dios fue el Enviado prometido a los diferentes profetas bíblicos.

 1.- NACIMIENTO EN BELÉN.

En el libro atribuido al profeta campesino en Jerusalén [Miqueas] se habla sobre el nacimiento del Mesías en la ciudad de Belén. La cita: capítulo cinco, versículo uno.

En cuanto a ti, Belén Efatrá, la menor entre los clanes de Judá, de ti sacaré al que ha de ser el gobernador de Israel; sus orígenes son antiguos, desde tiempos remotos.

La mención neotestamentaria que confirma al profeta es Mateo dos, versículos cinco y seis en la cual los sacerdotes le informan a Herodes [el rey] en dónde tenía que nacer, según las escrituras, el Mesías.

2.- SERÁ HIJO DE UNA VIRGEN.

Uno de los pilares más fuertes en cuanto al origen divino de Jesús es que éste es hijo de una muchacha virgen la cual concibe sin haber tenido contacto carnal con ningún varón aunque la cita del profeta Isaías -pilar de la creencia cristiana- no especifica textualmente ése tipo de nacimiento.

Pues bien, el señor mismo va a daros una señal: mirad, una doncella/joven está encinta y va a dar a luz un hijo, al que pondrá por nombre Emmanuel. [Isaías 7, 14].

La traducción griega de la palabra joven/doncella [que varía de acuerdo a la edición bíblica] asigna el término virgen del original ´almah [hebreo] el cual se refiere a una joven recién casada, sin concretar o profundizar en algo más.

El texto rabínico de la Biblia de los LXX [en griego] emplea la palabra virgen [en lugar de joven, muchacha o recién casada] y es ésta traducción -de valor para la interpretación judía- la que usa Mateo en su capítulo 1, versículo 23 [donde menciona a Isaías].

3.- MESÍAS, FAMILIAR DE ABRAHAM.

Según la tradición judía [fundada en los primeros cinco libros de las biblias cristianas] Israel -el pueblo- es descendiente del patriarca Abraham quien es el padre de la fe [y supuesto iniciador del monoteísmo] de las tres religiones monoteístas más importantes del planeta: Islam, Cristianismo y Judaísmo.

Por eso mismo, el Libertador del pueblo hebreo tendría que ser un descendiente del patriarca. El libro del Génesis, capítulo veintidós, versículo dieciocho menciona:

Por tu descendencia [YHWH a Abraham] se bendecirán todas las naciones de la tierra, en pago de haber obedecido mi voz.

A lo largo del primer capítulo de Mateo se presenta una larga lista de descendencia que ilustra a Jesús, Hijo de David, Hijo de Abraham [Mt 1, 1; Lc 3, 23 - 34] como el Prometido. Los críticos literales del texto cuestionan que si el cristiano cree en una concepción virginal es burdo mencionar una genealogía que justifique y presente a Jesús como hijo de José.

La interpretación teológica-cristiana del documento evangélico menciona que se ve a Jesús como hijo y descendiente de José en base a la tradición judía de que éste era el esposo y, por lo tanto, al haber nacido el niño dentro del vínculo nupcial, éste era, con todas las de la ley, su hijo.

4.- EL CRISTO SERÁ ORIGINARIO DE LA TRIBU DE JUDÁ.

En la vejez, Jacob [nieto de Abraham] reúne a sus doce hijos para bendecirlos aunque dicha bendición era en sí misma una profecía contenida en el libro del Génesis, capítulo 49, versículo 10 la cual menciona que el gobernante supremo del futuro pueblo sería descendiente de Judá [uno de sus hijos].

No se irá cetro de mano de Judá, bastón de mando de entre sus piernas, hasta que venga el que le pertenece, y al que harán homenaje los pueblos. 

Dicha profecía se cumple en los dos mismos capítulos del punto anterior [sobre Abraham: Mateo 1, 1 - 16; Lucas 3, 23 - 34] pues Judá es, a su vez, descendiente del patriarca.

5.- DESCENDIENTE DE DAVID.

Jeremías, conocido como el profeta joven que destruye y edifica vaticinó entre el 626 al 583 antes de nuestra era que el Mesías sería un descendiente directo del gran rey David. En su libro, en el capítulo veintitrés, versículo cinco, leemos:

Mirad que vienen días -oráculo de Yahvé- en que suscitaré a David, un Germen [designa, como nombre propio, al Mesías] justo: reinará un rey prudente, practicará el derecho y la justicia en la tierra. 

David era descendiente de Abraham y en las genealogías del Nuevo Testamento de Jesús [que mencionan a Abraham] también aparece el rey David, cumpliendo con ello, la profecía de Jeremías.

6.- LA MATANZA DE LOS RECIÉN NACIDOS EN BELÉN.

En el día de los inocentes [veintiocho de diciembre] la tradición celebra la matanza que mandó realizar el rey Herodes de los recién nacidos cuando supo, por los Reyes Magos, que había nacido el nuevo rey de Israel.

Dicha masacre se recoge en los versículos diecisiete y dieciocho del segundo capítulo del Evangelio de Mateo quien ve cumplido con ello una cita del profeta Jeremías [Jr. 31, 15].

Ésto dice Yahvé: En Ramá se escuchan voces, ayes y llantos amargos: Raquel llora por sus hijos, y no quiere que la consuelen, pues sus hijos ya no existen.

Raquel, para entender la cita anterior, es la esposa de Jacob y madre de José, quien engendró a Efraín, Manasés y Benjamín. La tumba tradicional de la mujer se encontraba en Ramá [actualmente er-Ram, a nueve kilómetros de Jerusalén, no muy lejos de Efratá].

Belén albergó, por un tiempo, un nutrido clan de efrateos y por ese motivo fue conocida como Efratá [ver el punto uno del presente artículo]; ésto generó que los contemporáneos de Mateo ubicaran la tumba de Raquel cerca de Belén orillando al evangelista a vincular la cita profética con la matanza de los inocentes [Mt 2, 17 - 18].

7.- HUÍDA A EGIPTO.

Óseas, el profeta de la fidelidad, adelanta de acuerdo a la exégesis cristiana que el Enviado Prometido sería sacado o llamado de Egipto aunque para el profeta la mención de las tierras faraónicas se debe a que para él la historia de Israel inicia con el éxodo del pueblo encaminados por Moisés. 

Cuando Israel era niño, lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo [Os 11, 1].

Mateo, en el capítulo 2, versículo 15, ve lo dicho por el profeta no como una mención explícita de la historia del pueblo judío sino como una profecía de que Jesús, salvado de la matanza gracias a un sueño de José, retornaría de Egipto a la Tierra Prometida.

8.- SERÁ [EL MESÍAS] UNA LUZ EN LA OSCURIDAD.

Jesús es, para los cristianos, la luz que vino al mundo a salvar e iluminar. Isaías anuncia que un día el dios de Israel traería la luz a su pueblo. Juan, posteriormente, utiliza el adjetivo luz para referirse a Jesús.

Primero, la cita de Isaías, capítulo nueve, versículo uno y dos b: [...] El pueblo que andaba a oscuras percibió una luz cegadora. A los que vivían en tierra de sombras una luz brillante los cubrió

En el primer capítulo del último Evangelio canónico [Juan] el evangelista habla de Jesús como la luz en sus versículos cuatro al nueve retomando las palabras del profeta:

[...] y la vida era luz para los hombres; la luz resplandece en la oscuridad [...] Éste vino [refiriéndose a Juan el bautista] para dar testimonio de la luz, a fin de que todos creyeran por él. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que con su venida al mundo ilumina al hombre.

9.- JESÚS [EL MESÍAS] TRAERÍA BUENAS NOTICIAS.

Una de las escenas más polémicas de la vida de Jesús según los textos evangélicos aceptados en las Escrituras cristianas es en la que él participa en la lectura de un rollo del profeta Isaías dentro de la sinagoga de Nazateth. 

El espíritu del señor me acompaña, por cuanto que me ha ungido Yahvé. Me ha enviado a anunciar la buena nueva a los pobres, a vendar los corazones rotos, a pregonar a los cautivos la liberación, y a los reclusos la libertad [Is 61, 1]. 

De acuerdo a la cita de Lucas [4, 16 30] cuando Jesús termina de leer la cita anterior le dice a sus compatriotas que ése día se ha cumplido frente a ellos dicha profecía; aunque los nazarenos tienen una buena impresión [lo apoyan] de él, no lo aceptan.

Fruto de tal rechazo, unos versículos más adelante, el evangelista coloca en labios de Jesús el popular refrán: un profeta no es bien visto en su tierra. 

La interpretación rabínica, por su parte, menciona que el profeta Isaías se refiere a sí mismo en el pasaje, quien anuncia a sus lectores que él ha recibido de dios un mensaje de consolación para su pueblo.

10.- EL DESCENDIENTE DE EVA APLASTARÁ LA CABEZA DE LA SERPIENTE.

Aunque sobre ésta profecía se habla también se habla en un artículo que explica el dogma católico de la Inmaculada Concepción [clic aquí para leerlo] explicaré un poco sobre el.

Los exegetas, tanto cristianos como judíos, ven como primera profecía mesiánica una cita del libro del Génesis [capítulo 3, 15] el cual está en el contexto de pecado cometido por Adán y Eva al comer del fruto prohibido

[...] Enemistad pondré entre ti [la serpiente] y la mujer, entre tu linaje y su linaje: él te pisará la cabeza mientras acechas tú su calcañar. 

Como menciono, éste primer anuncio [o Protoevangelio para cristianos] afirma la aversión radical entre la serpiente [el demonio] y la humanidad, pero deja ver la superioridad y la victoria final de ésta.

La traducción griega [Biblia de los LXX] comienza la última frase con un pronombre masculino atribuyendo la victoria no al linaje de la mujer en general [humanidad] sino a uno de los descendientes de la mujer [un Mesías]. 

De ésta manera queda definida la interpretación mesiánica del texto recogida tanto en la exégesis judía como, posteriormente, la de los Padres de la Iglesia; junto con la atribución mesiánica de la cita vendrá incluida, dentro del cristianismo, la madre de éste. 




La imagen de cabecera la obtuve en Flickr
Para el presente artículo me apoyé del publicado [en danes] 10 forudsigelsen af Jesu fødsel.
Las citas bíblicas usadas fueron tomadas de la Biblia de Jerusalén [editorial Desclée De Brouwer] edición de 1998. 
nacimiento de jesús, navidad, jesús, niño dios, profecías jesús, biblia habla jesús, profetas y jesús, belén, protoevangelio, citas sobre jesús, nazareth, virgen, nacimiento virginal jesús, veinticuatro diciembre, 24 de diciembre, qué se celebra navidad