Antes del fin del mundo sacerdotes venden indulgencias.

 

El  treinta y uno de octubre de mil quinientos diecisiete el sacerdote Martín Lutero clavó en la puerta de la iglesia del Palacio de Wittenberg sus famosas 95 tesis contra el abuso, que para él, ejercía la iglesia católica con la venta de indulgencias para financiar la remodelación de varias basílica en Roma. 

Lo anterior [la venta de indulgencias] forma parte de uno de los capítulos más turbios de la iglesia romana y, con lo hecho por Lutero, se dio origen a la división del catolicismo en dos ramas principales: el catolicismo romano y el cristianismo protestante. 

En dos mil doce -el veinticuatro de noviembre- un aparente grupo de sacerdotes de la iglesia católica parece querer traer a la vida nuevamente la idea de vender el perdón de los pecados a los fieles rusos. 

Y es que una web ofrece el servicio de obtención de indulgencias vía servicio postal por un precio que, al estar en fechas próximas al fin del mundo, cuenta con un descuento especial del cincuenta por ciento: diecisés dólares norteamericanos -o cincuenta rubios, moneda local rusa-. 

A todo esto: ¿qué es una indulgencia

Tomaremos para su definición los dos textos que abordan el tema dentro de la doctrina católica: el Catecismo de la Iglesia Católica [CIC] y el Código de Derecho Canónico [CDC]. 

En ambos documentos la definición es la misma: 

La indulgencia es la remisión ante dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distritibuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos. 

La indulgencia parcial o plenaria según libere de la pena temporal debida por los pecados en parte o totalmente. Todo fiel puede lucrar para sí mismo o aplicar por los difuntos, a manera de sufragio, las indulgencias tanto parciales como plenarias.

Las referencias a la anterior definición las encontramos en el CIC en su punto 1471 mientras que el CDC aborda el punto de indulgencias en su Libro IV, Parte I, Título IV, Capítulo IV, cánones del 992 al 997. 

¿La indulgencia, entonces, concede alguna especie de perdón

No. Dentro de la teología católica el perdón de los pecados se concede directamente en el sacramento de la Reconciliación [el acto de confesarse, cf CIC 1471] mientras que la indulgencia [del latín indulgentia, gracia o favor] libra de las consecuencias o manchas que se generan en el creyente cuando éste comente un pecado. 

Sigamos profundiando en la doctrina de la iglesia católica; cuando una persona comete un pecado -sostienen los católicos- en él se generan dos consecuencias o cargas: la pena eterna y la temporal

La primera [eterna] priva al feligrés de su comunión con dios y ésta se recupera al momento en que el creyente se reconcilia con su deidad por medio del sacramento de la Reconciliación. 

La pena temporal es un sufrimiento necesario para alcanzar la purificación y debe de purgarse tanto en ésta como en la otra vida; es ésta última pena la que se perdona con la indulgencia. 

El sitio web en cuestión -el que ofrece los servicios de perdón- motiva a sus visitantes para que pese a que el mundo esté llegando a su fin [consecuencia de las supuestas profecías mayas del veintiuno de diciembre de dos mil doce] los fieles tomen el descuento y disfruten del regalo maravilloso que la iglesia católica les ha preparado. 

Dichas absoluciones, de acuerdo al portal, son el primer paso para reencontrarse con dios. Según los rusos para que consigamos el perdón de nuestros pecados tenemos que ser amables además de preocuparnos por las penurias y privaciones de los demás. 

La iglesia -responsable del sitio web- le pone al feligrés más fáciles las cosas: todas las ganancias de la venta de cupones de indulgencias se destinará a ayudar a niños enfermos. 

Así pues, al comprar una indulgencia el feligrés católico asegura su lugar en el cielo y a su vez ayuda a un niño enfermo.
 
Los boletos de indulgencias son limitados aunque el creyente tiene la ventaja de que los gastos de envío corren por cuenta del anunciante; todo esto, claro, como parte de la promoción

La Iglesia Católica con sede en Roma y cuyo representante visible es el papa Ratzinger no apoyan la iniciativa rusa [ni enterados están] y aunque el mercado de indulgencias se encuentra abierto éste fue iniciado cuando arrancó el año de la fe [del once de octubre de dos mil doce al veinticuatro de noviembre del dos mil trece] brindando la posibilidad a cualquier católico de alcanzarlas [las indulgencias] pero por méritos espirituales y no monetarios. 

   


Imagen de cabecera obtenida en Almeda
La nota fue vista en el sitio RT 
Textos de referencia CDC [en vatican.va
indulgencias, qué son las indulgencias, fin del mundo, como obtener el perdón antes del fin del mundo, venta de indulgencias, martín lutero, pena eterna y temporal