Ir al contenido principal

Consecuencias de la guerra [imágenes].


¿La guerra deja algo bueno? Mucho se puede decir acerca de ella y habrá quienes estén tanto a favor como en contra. En lo personal, aunque en contadas ocasiones ha dejado resultados positivos -movimientos de independencia, revolucionarios, obtención de derechos civiles-, en la mayoría de las situaciones lo único que deja es destrucción y laceración social, política y humana. 

Se supone que el ser humano es un individuo capáz de pensar, razonar y, sobretodo, con la cualidad de hablar. Esa habilidad, en teoría, tendría que ponerse al servicio del hombre para que por dicha vía pueda obtener aquellos resultados positivos que la guerra ha dejado. 

Lamentablemente muchos prefieren desacreditar el diálogo y en su lugar optan por la fuerza antes que por alguna resolución pacífica y que no involucre armas.

Asesinar a otro como nosotros -un prójimo, hermano de raza ó como se le quiera llamar- desde luego que tiene consecuencias y más en los que ejecutan directamente la acción. 

Quizá el general o el presidente quien la ordena solo tenga alguna especie de remordimiento moral [¿o de conciencia?] pero el ejecutor directo, el soldado, sufre más y en su persona las consecuencias de asesinar.

Dicha idea le intrigó a la fotógrafa inglés Lalage Snow quien se embarcó en un proyecto personal de ocho meses en Afganistán el cual tituló We are the not dead [Nosotros no somos los muertos] que consistió en presentar una serie de fotografías de soldados británicos antes, durante y después de ir a la zona de conflicto. Los resultados fueron asombrosos

El arte de haber colocado secuencialmente los rostros de los soldados, sin importar la edad o condición social del individuo, permite al expectador apreciar cómo el soldado inglés regresa a casa como un ser humano diferente, víctima de las experiencias que presenciaron en primera persona luego de aniquilar a cientos de inocentes solo por seguir burdos intereses políticos.  

Las intenciones de Snow fueron honrar la valentía [¿?] de éstos hombres, el mostrar las cicatricez psicológicas que deja la guerra y manifestar en imágenes el cómo los individuos regresan como una sombra de lo que eran antes de embarcarse a una zona de conflicto. 

Considero que el asesinar nunca será algo justificado y, si ponemos ésto en el contexto de una guerra, la cosa se pone aún más complicada. Esperemos que más trabajos como el de Lalage Snow logren hacer eco en las mentes enfermas de quienes creen que es válido iniciar o mantener una guerra.

Las imágenes hablan por sí solas; le recuerdo, amable lector, que la secuencia de los rostros es antes [de ir a la guerra], durante ella y al regreso a casa.














 

¿Sigue siendo válido pensar que hacer la guerra es lo mejor?





Imagen de cabecera obtenida en Flickr
Información vista en My Modern Met
imágenes de la guerra, consecuencias de la guerra, qué causa la guerra, we are not dead, lo malo de ir a la guerra

Popular esta semana:

En Arabia Saudita ser ateo es como ser terrorista.

Así es, amable lector, loco pero terriblemente así de cierto. 
Con el objetivo de eliminar toda posibilidad de disidencia política, el rey Abdullah de Arabia Saudita proclamó el diecinueve de abril de dos mil catorce una serie de leyes que, en algunas de éstas, deja claro la definición de que los ateos son terroristas.
La propuesta de las leyes inició en enero de dos mil catorce y pese a que Human Rights Watch publicó en marzo de dos mil catorce un informe sobre los abusos de las propuestas de ley éstas procedieron sin problema. 
Éstos decretos crean un marco legal que criminaliza todo pensamiento o expresión disidente catalogándolo como terrorismo; las variaciones de pensamiento incluyen cargos como romper la lealtad con las leyes, difamar la religiosidad -ateísmo, entre otros-, sembrar la discordia además de intentar romper la seguridad interna al convocar manifestaciones. 
De acuerdo al Times de la India las leyes fueron motivadas buscando hacer frente al número de saudíes que viajaron…