¿Son machistas las minifaldas?

parque diversiones china, descuento con minifalda, parque chino ofrece descuento minifaldas, minifalda, mary quant, origen minifalda, historia minifalda, es feminista la minifalda 

Antes de argumentar -a favor o en contra- acerca de, tanto la respuesta como la misma formulación de la pregunta, es interesante indagar acerca del por qué llegué a ella. 

Y es que desde dos mil siete un parque de diversiones en China ofrece durante la temporada de verano un descuento del cincuenta por ciento en sus entradas a toda clienta que porte una falda de menos de treinta y ocho centímetros de largo.  

El Guilin Merylland Resort se encuentra en la ciudad de Guillin [al sur del país] y, con el pretexto de animar a sus visitantes a mostrar su belleza durante el verano, [dos meses es la vigencia de la oferta] es que justifican su, incluso en la misma China, polémica campaña. 

Amemos la minifalda, nombre de la iniciativa, se publicita a la par de un festival de agua [celebrado dentro del parque] para que las mujeres puedan más fácilmente jugar y echarse al agua. 

La entrada, ya con descuento, es de poco menos de nueve dólares [ciento catorce pesos mexicanos] y, para verificar el largo de la prenda, personal femenino mide, con regla en mano a la entrada, que midan menos de los famosos 38 centímetros. 

Tristemente solo existen opiniones encontradas en el país oriental y, además un aparente éxito de marketing, ningún grupo feminista e incluso asociación en pro de los derechos ha vertido comentario alguno. 

No es de extrañarse que existan este tipo de cosas mas lo que sorprende es que sea tan descarada la acción. Por años la mujer ha sido únicamente un objeto para atraer más clientes o consumidores y ésto no se limita únicamente a productos de uso masculino

Lo que resulta curioso es que la prenda que creara la diseñadora Mary Quant en 1965 en un intento de liberación a la opresión masculina sea utilizada ahora como un anzuelo para atraer más hombres [o visitantes en general] a un parque de diversión siendo ellas [quienes portan la minifalda], lejos de beneficiarias de un descuento, indirectamente parte del inventario del centro de esparcimiento.

Imagen | Kirainet
Información | 20 Minutos