Ir al contenido principal

Cuando ser ateo es malo.

por que los ateos son malos, ser ateo es malo, los ateos son malos, crítica a los ateos

Así como no podemos afirmar que todos los cristianos son piadosos seres humanos que aman a su prójimo como a ellos mismos ni que todos los musulmanes son terroristas, de la misma manera no debemos ni tenemos la capacidad de catalogar a las personas que se declaran no creyentes en alguna divinidad o ateas como los hombres y mujeres más inteligentes y creativos del Orbe.

Pertenecer o adaptar o no una creencia no es garantía, al menos en el mundo real, de que quien lo hace viva plenamente dichas características que, en teoría, se ve obligado a seguir para formar de manera integral parte de la élite. 

En un sin fin de casos vemos situaciones adversas en donde quienes predican amor encabezan ataques de guerra y quien en sus doctrinas está no agredir se mofan de otros. Y es precisamente ésto último lo que me motiva a realizar ésta reflexión o crítica. 

Hace algún tiempo, en mayo o abril de dos mil doce, un miembro de un grupo de ateos en Facebook publicó una imagen un poco -mucho, diría yo- ofensiva y de mal gusto ya que hacen alusión a la solución final ordenada por Hitler hacia los judíos durante el holocausto de una manera ofensiva, vil y en un intento de mofa. 

 

Hubieron dos cosas que me parecieron terribles: todos o al menos una considerable mayoría de los comentarios se mostraban o a favor o consideraban la imagen / frase como cómica; lo segundo el número de me gustas obtenido, fortaleciendo con ello primero. 

Lo ocurrido en dicho grupo es solo el reflejo de la realidad que nos persigue: no siempre somos coherentes con lo que decimos creer o no creer. 

El ateísmo en general aboga por el pensamiento crítico, el respeto y tolerancia y, aunque en algunas ocasiones maneja con humor ácido [para los creyentes podría o es blasfemo] las creencias religiosas, se queda en eso: opina acerca de lo que la gente cree y hace debido a ello y no, nunca, ofende o hiere al ser humano en particular. 

De hecho, éste, el hombre-mujer, es lo que más se valora dentro del verdadero pensamiento areligioso. Se busca e idealiza que todos alcancen un nivel digno en cuanto a sus derechos humanos

El ateo, los verdaderos, son aquellos no creyentes fruto del raciocinio y no por moda o por declarar, sin un fundamento firme y fuerte, la guerra a las instituciones religiosas [rebeldía], que no cree en un dios, abogarán por la igualdad, la defensa íntegra del hombre y el respeto a la historia y las consecuencias fruto de las creencias de algunos en la humanidad: por eso critican, fuertemente, el holocausto o la inquisición, por nombrar casos famosos.

No estoy ni a favor del ateísmo ni en su contra y mucho menos de algún otro pensamiento, idea o creencia religiosa; es eso, de hecho, lo hermoso de mi carrera [licenciatura en ciencias religiosas]: uno aprende a valorar y enriquecerse de la diversidad del pensamiento humano. 

Por eso es que considero terrible que unos pocos bajo la bandera de ateos perjudiquen el ya de por sí lastimado concepto acerca del ateo y generen en los creyentes [que pudieran ver la imagen] más prejuicios ya que de por sí ellos [los ateos] son vistos en el mundo [tanto occidental como qué decir del oriental, donde el pensamiento religioso está más marcado] como seres malignos, demoníacos e inmorales por el simple hecho de no creer en ningún dios. 

Imagen | rhurtibia

Popular esta semana:

En Arabia Saudita ser ateo es como ser terrorista.

Así es, amable lector, loco pero terriblemente así de cierto. 
Con el objetivo de eliminar toda posibilidad de disidencia política, el rey Abdullah de Arabia Saudita proclamó el diecinueve de abril de dos mil catorce una serie de leyes que, en algunas de éstas, deja claro la definición de que los ateos son terroristas.
La propuesta de las leyes inició en enero de dos mil catorce y pese a que Human Rights Watch publicó en marzo de dos mil catorce un informe sobre los abusos de las propuestas de ley éstas procedieron sin problema. 
Éstos decretos crean un marco legal que criminaliza todo pensamiento o expresión disidente catalogándolo como terrorismo; las variaciones de pensamiento incluyen cargos como romper la lealtad con las leyes, difamar la religiosidad -ateísmo, entre otros-, sembrar la discordia además de intentar romper la seguridad interna al convocar manifestaciones. 
De acuerdo al Times de la India las leyes fueron motivadas buscando hacer frente al número de saudíes que viajaron…