20 de abril de 2012

pascua, pesaj, la pascua: Origen y significado, La Teología del Éxodo, El Éxodo descifrado, historia éxodo, historicidad del Éxodo, egipto y exodo, mar rojo

Tanto en la primera como en la segunda parte de ésta entrega hemos ido analizando crítica e históricamente ciertos elementos de la narración del éxodo judío descrito épicamente en el libro que la tradición cristiana llama del mismo nombre. 

Ahora, a través de éstas líneas, explico el contenido doctrinal o teológico que el y los autores del relato de la entrega del decálogo por dios buscaron plasmar. 

Elementos del Sinaí y entrega del decálogo:

El encuentro divino en la montaña esla prueba de que la liberación de Egipto había sido fruto de un diseñosalvífico. Es unarenovación de la Alianza con los antepasados del pueblo. En el relato el hagiógrafo, escritor sagrado, intenta explicar el nacimiento de Israel como el puebloelegido.

La promesa de dios se caracteriza por el empleo detres fórmulas que muestran la relevancia de estar dispuesto a aceptar la Alianza. Para YHWH, Israel será en primer lugar «de supropiedad» dentro de todos los pueblos y eso quiere decir queserán un pueblo especialmente amado, los predilectos

Al convertirse losisraelitas, en el relato, en un «reino sacerdotal» refleja la idea de que Israel estállamado a ser un pueblo majestuoso porque tendrán una deidad como rey,dedicados al culto divino y con la función de mediar entre otros pueblos y dios: nace, con ello, la justificación de la teocracia.

El calificativo de  «nación santa» explica que el pueblo tiene que ser llevado más allá de lo profano, fuera de laidolatría.

El que el dios hebreo aparezca oculto en una nube puedereferirse al recuerdo del uso del incienso en los rituales litúrgicos y almismo tiempo representa la majestuosidad e inaccesibilidad del ser humano a dios formando así la idea más alta hacia él

Se elimina en el relato el antropomorfismos tradicional del Pentateuco para, con la presencia divina, provocar el miedo quellevará, por consecuencia, una actitud de respeto hacia con la deidad y con la ley quese promulgará. 

El que de la montaña surgieran rayos representa para losantiguos hebreos el escuchar la voz de dios, ya que eso significaban los truenos en las mitologías de la época. 

Para dar un origen divino a las diezpalabras el hagiógrafo insiste en que fueron grabadas en piedra por el dedo divino. Los hebreos tomaron muchas desus leyes de pueblos vecinos pero la intención del relato es clara:mostrar que toda ley proviene de YHWH.

El decálogo debe de interpretarse dentro de un ámbito de fe;la moral bíblica pasa del amor por dios a un compromiso matrimonial y de ahí a la moral de imitación. El decálogo es una llamada al pueblo para que seanun reflejo de su divinidad: el ejemplo es la mejor manera que tiene el creyente para expresar su amor a dios. 

Los diez mandamientos son de estilo lapidario y de un densocontenido moral [entendiendo la moralidad oriental antigua] que buscan transmitir preceptos de vida orientados a la purificación y santificación del pueblo pretendiendo ser una guía para que el pueblo sea fiel a la Alianza y no cedan a la idolatría. 

El primer mandamiento no niega la existencia de otros dioses y únicamente afirma el derecho exclusivo hacia YHWH. El monoteísmo mosaico fue más teórico que práctico ya que se definió, y vivió como tal, siglos después.

Dios es un ser que no puede ser controlado por loshombres ni contenido en una imagen, y es por eso la prohibición del segundomandamiento. YHWH no tiene analogía en el mundo creado y la únicaimagen divina es el hombre. Para los pueblos del antiguo oriente, las imágenesde sus deidades eran una ubicación de su dios que animaba a laimagen logrando una relación entre el dios y suadorador. 

Se pide un culto anicónico ya que dios se reveló en palabra y no en imagen.Después se le da también el contexto idolátrico aunque en un principio únicamente selimitó a una representación de YHWH. 

Al incluir a los descendientes en suformulación, amenaza, avisa la posibilidad de que un pecado afecte fuertemente el clandel culpable. El número hace hincapié en su misericordia: el castigo se limitaa pocas generaciones y su piedad es eterna.

El tercer mandamiento defiende el nombre del dios de cualquier manipulación indigna; pone en guardia al hombre ante la tentaciónde utilizar la fe y/o la religión con fines egoístas. Se prohíbe el uso delnombre divino, probablemente, para evitar que el ser humano adquiera podersobre él. El nombre era símbolo y expresión de la persona y por tanto participade su santidad.

El cuarto mandato es un puente entre lasobligaciones divinas y con el prójimo. Aunque el sábado proviene del hebreo sabbat [quesignifica descansar] es probable que el pueblo trajera la costumbre deldescanso en el día séptimo de los babilónicos que celebrabanel sabattu [día de la luna llena] para rendir culto a uno desus siete deidades. El hagiógrafo toma esa celebración que se da por hechocuando se recoge el maná y le da una justificación teológica para elpueblo elegido: se justifica el descanso como algo que dios mismo hizo en su obra creadora. 

Al consagrarse el sábado como la primicia deltiempo el hombre reconoce a su dios como dueño absoluto del tiempo. Separar elsábado es santificarlo, distanciarlo del tiempo normal y sublimarlo paraunirlo con el divino. Es un día en donde el hombre se alza por encima decualquier ocupación y se asemeja con dios; es una nueva invitación a imitarlo, aidentificarse con él. 

Los primeros cuatro mandamientos se refirieron a losdeberes directos para con dios y pueden considerarsecomo totalmente originales respecto a los códigos de las otras naciones delAntiguo Oriente.

Los preceptos de tipo social, que se abren con el del honor alos padres, no son específicamente israelitas ya que se hallan en otros códigos orientales ampliamente conocidos y son expresión de la ley natural en sus exigenciasmás primarias. 

La novedad y originalidad en el decálogo hebreo está en reunir los mandamientos relativos a los deberes para con dios y los de carácter social estableciéndolos así, el conjunto, como base del teocentrismo hebreo brindándole, a los mandatos, un origen divino. 


Ver primera partesegunda partecuarta parte. 



Imagen | Flickr

Artículos Populares: