Ir al contenido principal

¿Seguimos siendo seres morales?

definición:moral, la moral, ética, valores, tienes el valor o te vale, como vivimos la moral

Vivimos en un mundo consumista y en donde poco a poco nos hemos acostumbrando a usar y desechar; actualmente todo lo que nos venden u ofrecen es prescindible o bien porque funciona por un tiempo delimitado o bien porque cada equis tiempo surge una nueva versión que lo remplaza.

Antes, por el contrario, para que un aparato o accesorio se actualizara le roncaba y si nos dejaba de funcionar lo más común era ir al taller a repararlo; hoy en día si no me sirve algo me compro uno nuevo y, por ende, mejor; o más bien nos hacen creer que tener lo más nuevo es lo mejor. 

Esta mentalidad o estilo de vida influye directa e indirectamente en la manera de pensar, de actuar y de afrontar todo lo que nos rodea. Explico.

El hombre ha trasladado el consumo [de objetos] al trato con sus semejantes; ahora toda relación, amorosa o de amistad, tiene o fecha de caducidad o vence cuando no cumple o abarca las expectativas iniciales. 

Al degradar a la persona humana a un mero objeto que aniquila una saciedad se rebaja, de igual manera, todo lo que a éste le rodea y entre esas cosas están los valores: la percepción que tengo del otro y del cómo tratarle.

Se cuestiona mucho el hecho de que se necesita ser creyente para ser una persona moral pero considero que si una persona actúa bien porque se lo impone una ley regulada por Alguien o si obra por temor a dicho Algo ése ser humano es todo menos un ser moral ya que su motor impulsor no es otro más que el respeto/fobia o incluso anhelo [de un premio celestial] y no la empatía por su semejante. 

Pero ¿qué entendemos, hoy en día, por moral?

Considero que para el hombre de hoy es un saco pesado y lleno de prohibiciones. La moral es, pues, un conjunto de normas y preceptos que nos indican cómo comportarnos. Es verdad que dicho saco varea en constitución, peso y forma de comunidad en comunidad pero en general, para todos, es una serie de no sumamente complejos o complicados.

De la misma forma es o debe de ser actualmente un algo moldeable o adaptable. Hoy en día no se quiere un compromiso y menos aún se está dispuesto a ser perseverante en algo. 

Por citar, un ejemplo fácil: un sujeto se adhiere a una religión, cual sea, pero pretende y busca que dicha institución se amolde a la forma de vida del individuo: asistir a voluntad al rito, orar cuando le plazca, predicar si se quiere… cero obligaciones.

La conducta del no comprometerme es el punto mediático en la situación contractual de la vivencia de valores puesto que al no seguir una guía establecida de buenas conductas aunque tenga el principio [deseo natural de evitar el mal a alguien] que muchos argumentan tenemos naturalmente, lo acato cuando me place, cuando creo conveniente. 

Así pues un acto moral tomando esta postura se ejecuta por convicción y no por obligación pero eso es mediocre ya que limito mi buen actuar a un vano y simple medio de satisfacción personal: ayudé porque me dio la gana y no ayudé porque tenía que hacerlo; aunque hacer algo porque tenía que también está mal.

Siempre he dicho que más que vernos como hijos de un mismo dios o como el prójimo tenemos que ver, en el otro, a un igual. Somos la misma especie e, indirectamente, lo que me pase a mí o a ti influirá en la larga cadena de la evolución

Si veo al otro como eso, como alguien igual a mí, actuaré siempre en pro de su bien y no por temor a una deidad o por obtener algo a cambio o por placer de hacer el bien sino por empatía y anhelo de evitar el mal ya que el dolor y el mal son algo que universalmente se suelen evitar.
La moral es de esas cosas que da pena leer porque uno concluye que cada argumento nos lleva a un mundo ideal que no existe…

Imagen | Ciencia Xataka
Frase final | El autor de éste blog.
moral, qué es la moral, definición moral, ética y moral, valores, tienes el valor o te vale, juicio moral

Popular esta semana:

En Arabia Saudita ser ateo es como ser terrorista.

Así es, amable lector, loco pero terriblemente así de cierto. 
Con el objetivo de eliminar toda posibilidad de disidencia política, el rey Abdullah de Arabia Saudita proclamó el diecinueve de abril de dos mil catorce una serie de leyes que, en algunas de éstas, deja claro la definición de que los ateos son terroristas.
La propuesta de las leyes inició en enero de dos mil catorce y pese a que Human Rights Watch publicó en marzo de dos mil catorce un informe sobre los abusos de las propuestas de ley éstas procedieron sin problema. 
Éstos decretos crean un marco legal que criminaliza todo pensamiento o expresión disidente catalogándolo como terrorismo; las variaciones de pensamiento incluyen cargos como romper la lealtad con las leyes, difamar la religiosidad -ateísmo, entre otros-, sembrar la discordia además de intentar romper la seguridad interna al convocar manifestaciones. 
De acuerdo al Times de la India las leyes fueron motivadas buscando hacer frente al número de saudíes que viajaron…