1 de diciembre de 2011



El domingo cercano a la festividad del apóstol Andrés [que se celebra cada treinta de noviembre] inicia el año litúrgico católico con lo que se conoce regularmente como el tiempo de adviento. Esta etapa litúrgica es vivida a manera de exhortación por parte de los fieles cristianos a lo largo de cuatro domingos [durando entre 21 a 28 días] como una etapa de reflexión, perdón y arrepentimiento previo a un aniversario más del nacimiento  de Jesús. 


La palabra proviene del latín ad-viento [Adventus redentoris] que significa llegar, llegada, venida del redentor y designa a la venida del Mesías cristiano en su doble dimensión: encarnación [advenimiento de la carne, como hombre] y parusía[advenimiento glorioso, como deidad].


Aunque la tradición cristiana argumenta que desde antiguo existían ya algunas observancias previas a la celebración de la natividad del salvador incluso dentro de la misma iglesia católica el origen es aceptado como incierto. La primer mención, oficial, de algunas prácticas preparatorias a la navidad se encuentran en el canon cuatro del Concilio de Zaragoza [celebrado en el 380]: durante veintiún días, a partir de las XVI calendas de enero [17/diciembre], no está permitido a nadie ausentarse de la iglesia, sino que debe acudir a ella cotidianamente. 

Los Concilios de Tours [563], Macon [581] e incluso Gregorio de Tours [fallecido en 490]  mencionarán ya, por escrito, que los monjes ayunaban durante todo el mes de diciembre hasta navidad aunque no fue sino a mediados del siglo sexto, en Roma, que se empezaron a ver esbozos de la celebración actual.

El adviento romano consistió de seis semanas hasta el pontificado de Gregorio Magno [590 - 604] en el que se redujo a cuatro. El significado teológico de la fiesta, en expectación piadosa y alegre, se divide en dos y está definido dentro la norma treinta y nueve de las normas universales sobre el año litúrgico y sobre el calendario:

El tiempo de adviento tiene una doble índole: de preparación para las solemnidades de navidad, en las que se conmemora la primera venida del hijo de dios a los hombres, y es a la vez el tiempo en el que por este recuerdo se dirigen las mentes hacia la expectación de su segunda venida al final de los tiempos. 

Respetando el doble mensaje de la celebración, durante la cual el sacerdote  se viste de color morado [propio de los tiempos penitenciales] en misa, la fiesta se divide en dos etapas: del primer domingo [de adviento] al cercano al dieciséis de diciembre está marcado con tintes escatológicos [por la purisía, segunda venida de Jesús] y del 17 a la víspera de navidad es conocida como la semana de nochebuena y enmarca la conmemoración de la primer venida del mesías cristiano. 


Por otro lado desde dos mil ocho la pastoral vocacional de los sacerdotes del sagrado corazón [Jóvenes Dehonianos, en España] apoyados en que los tiempos litúrgicos fuertes del calendario católico [cuaresma / semana santa y adviento / navidad] son sinónimos de todo menos de recogimiento, incluso entre los mismos fieles, han buscado presentarlos de una manera ingeniosa para la juventud; en dos mil once se han colgado del eslogan de la empresa Movistar [Compartida, la vida es más.] para presentar el adviento de un modo novedoso sin renunciar a la profundidad litúrgica.

La idea de fondo, y que justifica el uso del emblema telefónico, es que los textos de los evangelios que se leen a lo largo de los cuatro domingos de adviento del dos mil once [Mc 13, 33-37; 1, 1-8; Jn 1, 6-8. 19-28; Lc 1, 26-38] invitan al fiel a entregarse en busca de un camino hacia la plenitudUtilizaron, dicen ellos, los diferentes servicios ofrecidos por la telefonía [móvil, Internet, fijo, televisión] para profundizar:

>> Telefonía fija = escucha; resaltando la escucha atenta del llamado que dios le hace a cada quien por medio de los textos bíblicos del nuevo testamento.

>> Televisión = oración; invitan a los jóvenes a contemplar, a hacer oración e interiorizar en el mensaje escuchado.

>> Internet = navegar; no contentos con la oración realizada se invita a ir más adentro: al alma misma, para poder prepararse al siguiente y más importante de las cuatro etapas.

>> Móvil = movilizarse; proponen una acción y compromiso específico: misión.

Los materiales facilitados en la web del proyecto son un cartel con la idea general y cuatro más en donde, semana tras semana, aprovechan cada lectura bíblica dominical para fortalecer y concretar cada uno de los cuatro pasos [mencionados previamente]. 

Creo que es bueno que se trate de adaptar los mensajes, de cualquier religión, al ambiente contemporáneo puesto que el hombre de hoy exige y necesita que las diferentes creencias sean entendidas y presentadas de una forma moderna. Como dicen por ahí: evoluciona o muere; y esto aplica, desde luego, a las creencias en algún dios. 






Y un bonus para la fiesta de la inmaculada concepción [dogma católico] que se celebra cada ocho de diciembre: 




Proyecto | Jóvenes Dehonianos
adviento, qué es el adviento, origen adviento, significado adviento, jovenes dehonianos, movistar, navidad

Artículos Populares: