La soledad, en ocasiones, es buena.

soledad, aislarse, buscar soledad, solitario, autismo, niños autistas, reflexiones, relax, encontrarse consigo mismo

La vida, creo, está llena de etapas. A lo largo de nuestro andar pasamos por ellas muchas veces sin siquiera notar cuándo cambiamos, para siempre, de una a otra y eso, sin duda, afecta el cómo vivimos o disfrutamos los años, pocos o muchos, que existimos en éste pequeño y diminuto punto azul. 

Es por eso que aislarnos del mundo con cierto intervalo de tiempo puede ser enriquecedor o de ayuda para despejarnos un poco de la contaminación emocional a la que estamos día a día expuestos. Eso hice hace algún tiempo y fue curioso ver la campaña publicitaria del té londinense Twinings que, de manera surrealista, invita a sus consumidores a tomarse un tiempo para ellos mismos.

Incluso fundadores de algunas religiones, nos narran las historias, se separaron del mundo para prepararse a su misión o descubrirla. Y es que es bueno irnos a algún tipo de desierto imaginario ya que pese a lo que digan no hay nada como la soledad y el silencio para reflexionar, planear y, sobre todo, valorar y prepararse para afrontar los retos y ataques a los que por el hecho de vivir en una sociedad estamos expuestos.

En mi experiencia bastaron dos días de total aislamiento del mundo y tres, primero, de separación del ambiente social que me afectaba. Y es que primero tuve que separarme radicalmente para después recurrir a una especie de oasis en medio de la ciudad [una casa de retiro católica] por recomendación de un muy buen amigo

Y aunque pudiera pensarse que me fui a encerrar a algún retiro espiritual no lo fue: solo llegué, caminé por los jardines, pensé, leí, contemplé la naturaleza... todo en total silencio y soledad sin ningún bombardeo de cosas de fe o algo afín. El objetivo de dicha casa no es otro más que brindar una atmósfera austera y sencilla con el fin de eliminar factores de distracción buscando favorecer con ello la interiorización y el encuentro con uno mismo

No tuve que decir si era o no creyente y mucho menos me cobraron un centavo por utilizar sus instalaciones todo el día. Solo me presenté, dije que quería [necesitaba] un encuentro y fortalecimiento de mi yo interno y me dejaron recorrer el sitio [destinado a acoger retiros tanto espirituales como de superación personal; estos, claro, son los que sí cobran pues llevan guía y programas meticulosamente planeados].

¿Me sirvió? ¡Desde luego! Me reencontré conmigo, reflexioné mucho sobre cómo llevaba hasta esos días mi existencia y sobre todo el cómo había afrontado el ingreso a una nueva etapa de vida que pensé llegaría a ella de manera más cómoda. El ambiente de soledad y de aislamiento total de todo contacto con el planeta  hacen que sea fácil redescubrirse y recargar como se dice coloquialmente las pilas para seguir adelante con nuestras ocupaciones. 

Quizá no muchos de ustedes tengan acceso a algún sitio así pero siempre existen parques o bosques que nos permiten aislarnos y poner mute al ruido gracias a la naturaleza que albergan. Así pues, no nos sintamos héroes ni superpoderosos; demos nuestro brazo a torcer y, de vez en cuando, recurramos a desiertos emocionales para sobrevivir en esta vida que más que vida parece una selva llena de peligros y adversidades que, quien quiere vivir y no sobrevivir, debe y necesita esquivar y vencer.

Les dejo con una mezcla de animación 3D, 2D y rotoscopía [animación clásica] de una mujer en un bote [metáfora de nuestro día a día] que llega a un lugar tranquilo para encontrarse con ella misma y tomar un té [del que les hablé al inicio del artículo]. 


Imagen | Cordobes en Hanoi 
Visto | Briefblog
Casa de retiro | Cesp  
austismo, carmelitas descalzas, soledad, separación, desierto, aislarse