Ir al contenido principal

La era post smartphones.

smartphones, celulares, adicción celulares, iphone

El mundo en la palma de tu mano. Ésta frase es parte de la campaña publicitaria de un modelo de smartphone de la marca LG; curiosa, atractiva  y sin duda: muy cierta.

El Internet es, en resumen, algo que nos permite mantener comunicación con otros ordenadores [o servidores] que alojan un sin fin de información la cual se actualiza segundo a segundo  a una velocidad sorprendente.

Pero aunque el Internet en cierta forma es uno creo que en éste nuevo siglo se ha ramificado en dos corrientes: móvil y de escritorio. Hasta hace algunos meses no comprendía del todo la dimensión y alcance de la mobile web pero al momento que adquirí un teléfono inteligente pude vislumbrar su poder. Explico.

En el pasado [no tan lejano] la única forma de enterarnos de lo que sucedía en el mundo virtual era estando frente un monitor con acceso a la Web, la cual, entre otras características era: lenta, bloqueaba tu línea telefónica y sus costos eran medianamente aceptables; hoy las cosas han cambiado y mucho. 

Ahora podemos revisar, pagando una mensualidad razonable, nuestro correo electrónico, noticias, sitios web y redes sociales todo esto sin necesidad de prender una computadora y técnicamente desde cualquier latitud del mundo, a cualquier hora y solo sosteniendo un dispositivo que cabe perfectamente en la palma de nuestra mano. 

Esto puede sonar a que es un paso importante en la evolución tecnológica vía las manos del hombre, y lo es, pero no todo, como siempre, es perfecto o lo mejor. Aunque logramos tener interacción con cualquier persona del orbe sin siquiera movernos de lugar muchas veces las relaciones que llevamos con los seres humanos a nuestro alrededor resultan más que aisladas. Y eso es lo preocupante. 

Unos judíos convocaron [el evento se llevó el dos de octubre de dos mil once] a Desconectarse y Reconectarse [Connected or Disconnected] en el plano tecnológico impulsados por el hecho antes mencionado: el alejamiento frente a otros por culpa de sus smartphones. Les dejo el vídeo para continuar con este intento de reflexión:


Y aunque suene a mofa algunas escenas mostradas en el vídeo coinciden perfectamente con la realidad, al menos, con la mía; he estado ya en ambas partes: el que aísla y el aislado; como bien dicen uno no experimenta en cabeza ajena y al momento en que me vi del otro lado [el del ignorado] comprendí lo mal que me estaba comportando. 

Es terrible imaginar que puedo estar en un café con alguien frente a mi y al mismo tiempo darle un toque a un contacto en España... ¡y prestarle más atención al aparatito que me permite interactuar con el amigo lejano! mientras la persona con la que comparto parte de mi espacio real o vital no abarca mínimamente mi círculo de atención [aunque muchas veces los aisladores dicen que sí]. 

Mi smartphone últimamente ha sido relegado a otras funciones: suplir. ¿Y qué suple? Por ejemplo, cuando estoy solo en algún rato de ocio o de relax, es entonces cuando accedo a alguna red social o a mi lector de RSS [programa que recibe actualizaciones de sitios web y los agrupa en una bandeja] para saber lo que sucede en el mundo en el segundo preciso en que me conecto

Cuando accedo a ellas ésto suple mi soledad. Bien sea compartiendo alguna idea, foto, link o leyendo los shareds de mis contactos, interactúo con ellos, en ocasiones me responden en tiempo real y de alguna manera, mágicamente, esa soledad se aísla ficticiamente

Pienso que eso cambiará un poco ya que lentamente muchos sitios web [este blog se incluye] se han optimizado [adaptado] para ser visualizados sin mayor conflicto [con una tipografía y tamaño legible] desde las terminales móviles; algo que es de agradecer para quien los usamos constantemente. 

La invitación, por tanto, no es desechar la tecnología que poco a poco nos invade y penetra amistósamente en nuestro entorno sino más bien de usarla en el momento preciso y en sus porciones sanamente racionadas. Si estás con alguien [o con varios] lo mejor es vivir y aprovechar el momento al máximo, ya en soledad, entonces sí, actualizar tu estado

No por nada una encuesta realizada en Reino Unido por New Ofcom arroja que el 51% de los adultos y el 65% de los jóvenes con un dispositivo inteligente admite haber utilizado su teléfono cuando estaba en alguna reunión con amigos o familiares. 

Una cifra que personalmente me da miedo pues de seguir así muy pronto las citas o las charlas entre amistades serán algo inexistente. 

Imagen | Shareski 
Vídeo | Disconnect Revolution
Encuesta | Dotpod adictos al internet, adictos smartphones, blackberry, iphone, android, apple, judíos

Popular esta semana:

En Arabia Saudita ser ateo es como ser terrorista.

Así es, amable lector, loco pero terriblemente así de cierto. 
Con el objetivo de eliminar toda posibilidad de disidencia política, el rey Abdullah de Arabia Saudita proclamó el diecinueve de abril de dos mil catorce una serie de leyes que, en algunas de éstas, deja claro la definición de que los ateos son terroristas.
La propuesta de las leyes inició en enero de dos mil catorce y pese a que Human Rights Watch publicó en marzo de dos mil catorce un informe sobre los abusos de las propuestas de ley éstas procedieron sin problema. 
Éstos decretos crean un marco legal que criminaliza todo pensamiento o expresión disidente catalogándolo como terrorismo; las variaciones de pensamiento incluyen cargos como romper la lealtad con las leyes, difamar la religiosidad -ateísmo, entre otros-, sembrar la discordia además de intentar romper la seguridad interna al convocar manifestaciones. 
De acuerdo al Times de la India las leyes fueron motivadas buscando hacer frente al número de saudíes que viajaron…