El hombre crea a dios a su imagen.

 


Lo dice un estudio.


Si a un teísta (alguien que afirma la existencia de un Creador o de diversas divinidades) le dices que su dios -o diferentes seres- son una creación del intelecto humano causaría además de un conflicto interno un fuerte debate entre quien argumenta que su dios es verdadero contra quien no.

Dentro del estudio de las religiones, pese a que soy creyente de una divinidad, contemplo el fenómeno religioso, las instituciones o iglesias y el variado panteón mundial (panteón = lugar de descanso de los dioses / todos los dioses en general, una clasificación genérica) como un producto de una necesidad humana. No se puede permitir creer y aceptar como tal en una revelación, un llamado celestial o una presencia milagrosa. Simplemente se deduce que ante la ignorancia de los fenómenos naturales el hombre buscó e ingenió respuestas. Ahora, en la era de la ciencia, el ser humano sigue necesitando el acogimiento de un ser personal, trascendente y paterno. Esa es la conclusión a la que se llega de la existencia de tan variado número de dioses.


Pese a todo existe una tendencia dominante en la creencia de seres supremos: el monoteísmo, producto de Akenatón [faraón] unos años antes del Moisés histórico que frente a un grupo de personas que condujo a lo que ahora conocemos como Palestina [o Canaán] les presentó una unificación de diferentes dioses convertidos en uno solo.

Dentro de dicho movimiento de creencias existe una divinidad -y tres religiones- que se encuentra fuertemente vigente: YHWH, el dios en el que creen judíos, cristianos y musulmanes. Este ser, nos dicen los documentos sagrados, se le reveló a un anciano llamado Abraham, a él le prometió una tierra y con muchas peripecias de por medio le hizo llegar, a sus descendientes, siglos después, ha habitar por cierto tiempo tranquilamente en el lugar donde mana leche y miel.

Si nos vamos en un sentido crítico esta deidad en la que creen las tres religiones monoteístas más populares debería de tener ciertos rasgos que pese a los ritos de cada institución tendrían más o menos de mantenerse. Curiosamente, esto no es cierto. 

En el dos mil seis la Universidad de Baylor en Texas realizó un estudio donde logró recabar cuatro imágenes -del mismo dios- dependiendo de la percepción política y social de los individuos. Este dios, que no olvidemos es para ellos el mismo, se presenta con cuatro caras diferentes: un dios autoritario, uno benevolente, un crítico y uno distante. De llamar la atención que los monoteístas tengan tantas imágenes de un solo dios... ¿cayendo al politeísmo?

Quienes creen en el dios autoritario manifiestan que éste está furioso por los pecados de la humanidad, que vigila cada uno de sus actos y que se encuentra totalmente dispuesto a castigar a los hombres por sus fallas. El 31% de los americanos creen es este tipo de dios y sostienen que los desastres naturales son muestra del enojo divino debido a los errores de los seres humanos. Quienes contemplan a este dios son conservadores religiosos y políticos, tienen baja o nula educación y perciben un ingreso muy precario

El dios distante es un ser sin rostro ni individualidad, se percibe como una fuerza que ha creado el Universo pero que no anda investigando ni juzgando sobre la vida de sus criaturas. 24% de los estadounidenses, los liberales, manifiestan inclinarse por esta creencia.

Dios bonachón (el benevolente) es fielmente seguido por el 23% de los habitantes de EU; este ser es tanto exigente como misericordioso, establece códigos de conducta pero hacia las violaciones de sus normas presenta comprensión y perdón. ¿El que siguen los cristianos?

Dieciséis por ciento de los americanos reconocen a un dios crítico. Él es, para ellos, un ser que conoce todo pero que prefiere ni castigar y mucho menos consolar.

Lo más raro viene a continuación. Ante situaciones de índole mundial la percepción de dios afecta también en su opinión al respecto. 

El 63% de quienes profesan creer en un dios autoritario justifican la invasión a tierras de medio oriente por parte de su gobierno contrastando con el 47% de lo que creen en el benevolente, 37% están a favor pues creen en una deidad crítica y el 29% apoya a Obama al ver a dios como un ser distante.

Sobre la pena de muerte, el 12% de los que creen en el autoritario desean abolir la condena; el veintisiete de los que creen en el dios distante apoyan la moción de acabar con la pena mortal. ¡Hasta que vemos una unidad!

Uno de los encargados del estudio, Paul Froese, concluye con esta frase: 

"Si conozco tu imagen de dios, puedo decir toda clase de cosas acerca de ti. Es una parte central de la visión de tu mundo".

Interesante que la forma de ver el mundo de las personas afecte la percepción del dios en el que creen. Se supone, por lógica, que los monoteístas tendrían que ver a dios de una sola manera pues parte del monoteísmo precisamente es contemplar a la divinidad como uno solo. Cuatro imágenes de un mismo dios incluso choca con el dogma trinitario. Acá son cuatro dioses diferentes, la trinidad: un solo dios en tres personas. 

¿Será la nueva moda en creencias un monoteísmo politeísta?



Imagen | Infelix 
Original | BBC mundo.

Comentarios

Artículos Populares: