¿Cuál es el origen del conejo de pascua?

conejo pascua, origen conejo pascua, por qué conejo en pascua

Un conejo con huevos pintados, Jesús resucitado ascendiendo al cielo o su tumba vacía, una salida épica de Egipto por parte de los hebreos… estas tres cosas, en ese orden, encontramos en Internet al buscar la palabra Pascua.

El origen de la pascua, desde el punto de vista religioso, radica de manera inversa a los resultados que nos arroja la red: el ángel del dios hebreo asesinando a los primogénitos de egipcio, éxodo de los esclavos judíos de los dominios del faraón, pasión y resurrección de Jesús de Nazareth, una tumba vacía en Israel y finalmente a la fiesta se le agrega –no se sabe bien en qué momento– un conejo que esconde huevos.

Pues bien: ¿cuál es la conexión entre Jesús, un conejo, huevos pintados, los judíos y la pascua?


La palabra pascua viene de la raíz hebrea Pesaj que significa pasar de largo y evoca al hecho de que el ángel del señor [en la última plaga que azotó a Egipto en tiempos de Moisés] pasó de largo las casas de los judíos [con el marco de la puerta teñida de sangre de cordero] cuando se llevó al Hades [mató, pues] a los primogénitos egipcios para lograr con ello que el faraón liberara a los hijos de Abraham después de cuatrocientos años de esclavitud [historia narrada en Ex 11].


Desde esos memorables tiempos el pueblo israelita celebra en el mes Nisán [según su calendario lunar-solar cayendo éste poco después del inicio de la primavera] la Pesaj, recordando cómo fue que su dios los salvó de la opresión y los liberó por medio de su mediador entregándoles a los cincuenta días posterior a su éxodo las tablas de la leyel decálogo  que todo judío tiene que seguir para conservar la alianza con su divinidad de ser: un país de su propiedad [de dios], una nación santa y un pueblo de sacerdotes.


Como buen judío que era Jesús –el Nuevo Testamento nos asegura su legado davídico  él seguía con piadosa religiosidad las celebraciones de su pueblo. El último acto en libertad que realizó fue precisamente una celebración de una cena judía con sus discípulos y es por eso que la semana santa y la pesaj siempre caen en las mismas fechas: Jesús murió en la semana de la pascua hebrea y por ende el pueblo católico conmemora su asesinato en dichas fechas. 


La palabra pascua para el cristianismo vino a tomar otro significado: pasar de la muerte a la vida, aludiendo al hecho de que Jesús, el crucificado, ha resucitado [hecho narrado en Mt  16, 1-8]. De esta manera incluso el sagrado Sabbat judío pasó a ser para los cristianos el día del señor –traducción de la palabra domingo– al haber resucitado Jesús el primer día de la semana.


Para el cristianismo la pascua no dura siete días y no inicia en la misma semana que para los judíos; el cristiano celebra el inicio de la pascua el sábado santo –en la vigilia pascual, una misa nocturna y larga– cuando al amanecer del domingo Cristo resucita

De esta manera la pascua cristiana inicia el domingo de resurrección y concluye hasta el domingo de pentecostés, cincuenta días después, cuando según los hechos de los apóstoles, el espíritu santo fue recibido por los apóstoles en el cenáculo ocasionándoles entre otras cosas a los amigos de Jesús hablar en diferentes lenguas, sin conocerlas [narrado en Hch 2].


Son siete semanas la prolongación de la pascua para el cristiano [que completan cincuenta días], son siete porque el siete es un número que indica perfección y/o absoluto: siete días dura la pesaj hebrea, en siete días se hizo la creación; siete es por tanto el número bíblico que alude a dios pero sobretodo el por qué la celebración cristiana se prolonga tantos días es para hacer coincidir su final con otra fiesta judía: el Shavout que es la conmemoración de la alianza del Sinaí, o sea, la entrega de los diez mandamientos [como lo cuenta Ex 20].


A los judíos se les entregaron unas tablas de piedra escritas por el dedo de dios; el cristiano en pentecostés recibe el espíritu de dios para evangelizar y cumplir las enseñanzas de Jesús.


El mes de abril [cuando cae el mes Nisán] era dedicado por los anglosajones a la diosa de la fertilidad Eastre cuyo símbolo era el conejo, de ahí viene también la fiesta de pascua ya que ésta era una fiesta agrícola precisamente para pedirle al cielo que en el inicio de la época fértil [la primavera] la siembra generara posteriores buenos frutos. Después los judíos adaptaron esta fiesta para celebrar el gérmen sembrado por dios de un nuevo pueblo: su inicio como nación. Para cristinianizar a la diosa Eastre y a su conejo surgió una leyenda:


Cuando metieron a Jesús al sepulcro, dentro de la cueva había un conejo escondido, que muy asustado veía cómo toda la gente entraba, lloraba y estaba triste porque Jesús había muerto. El conejo se quedó encerrado en la tumba viendo el cuerpo de Jesús y preguntándose quién había sido ese señor a quien querían tanto todas las personas. 


Así pasó mucho rato viéndolo cuando de pronto sucedió algo sorprendente: Jesús se levantó y dobló las sábanas con las que lo habían envuelto. Un ángel quitó la piedra que tapaba la entrada y Jesús salió vivo de la cueva. El conejo comprendió que el resucitado era el mesías y que tenía que informar a las personas que habían llorado por él del milagro.


Como los conejos no pueden hablar se le ocurrió la idea de presentar un huevo pintado a los conocidos del mesías para que comprendieran el mensaje de vida y alegría de dios, y así lo hizo. Desde entonces, cuenta la leyenda, el conejo sale cada domingo de pascua a dejar huevos de colores en todas las casas para recordarle al mundo que Jesús resucitó y que hay que vivir alegres.”


Es tomando esta leyenda que nace la costumbre cristiana de esconder huevos pintados o de chocolate e incluso dulces; los niños los buscaran con alegría al saber que encontrarán algo dulce simbolizando la actitud que todo cristiano debe de tener en su búsqueda de Jesús resucitado: expectación –como las mujeres que iban al sepulcro– pero con fe de encontrar al ángel que les anuncie la resurrección del mesías y al encontrarlo [el sepulcro vacío, el dulce] manifestar la alegría en la esperanza de la vida eterna [y del delicioso bocadillo encontrado].


Para finalizar, comprendamos el concepto actual de la pascua para el cristianismo retomando las palabras que dijo Joseph Ratzinger este pasado miércoles [27 de abril de 2011]: "la pascua es el paso de un vida sujeta a la esclavitud del pecado a una vida de libertad animada por el amor que es la fuerza que abre todas las barreras y contruye una nueva armonía en el corazón y en las relaciones con los otros." 


El cristiano, comentó el Papa, tiene la misión y la tarea de hacer resurgir la esperanza donde existe desesperanza, la alegría donde hay tristeza y la vida donde existe muerte; estas acciones son -deberían de ser- consecuencia de la alegría del saber que su dios –el dios cristianoes un dios vivo, un dios resucitado.


Las virtudes que deben acompañar a la vida cristiana, subrayó el pontífice, son "la caridad, la primera entre todas, y la esperanza, que representa la gran regla de vida del cristiano". 


Un cristiano sin esperanza en la resurección es un creyente equivocado de religión. 


Con esta frase, creo, englobo perfectamente la mentalidad que la pascua cristiana pretende trasmitir a sus fieles: la creencia en la resurrección ya que como les dice Pablo de Tarso a los Corintios en su espístola: Si Cristo no hubiera resucitado, vana sería nuestra fe [1 Co 15,14]; si el creyente en Jesús no afirma con seguridad  –y con certeza– que su dios resucitó entonces no es un verdadero cristiano.


Hay una hipótesis al por qué existen conejos en la celebración de la pascua. Es media hereje, divertida y está presentada con el peculiar estilo de South Park (grosero y ameno) Si gustan verlo, el capítulo completo, clic acá.

Imagen | Mataparda
Palabras de Ratzinger | Religión en libertad
Leyenda del conejo | Catholic.net 
(pascua, cristianismo, #pascua, conejo, conejo de pascua, éxodo)

miguelangelgc

Analista plural y tolerante de religiones, apasionado por el fenómeno religioso, librepensador, filósofo, intento de escritor y en ocasiones un poco hereje.


"(...) un blog es la voz sin editar de un individuo."
Dave Winer.