12 de marzo de 2011

 

Para algunas personas mexicanas, tristemente, les es irrelevante el terremoto de 8.9 japones que el día de ayer [once de marzo, 2011] por más de tres minutos (ya que a ellos no les afectó, expresan) la Tierra se movió de acuerdo a lo que nos cuentan las personas afectadas a través de web; según la NASA el sismo movió el eje de la Tierra diez centímetros acortando la duración de los días 1.26 microsegundos y modificó la ubicación de su isla principal 2.4 metros.

No voy a fomentar el morbo compartiendo fotos sobre la tragedia pero en lugar de eso solo los invito a, quien crea en un dios, le ore; quienes no creen en ninguno junten víveres para cuando nos toque enviarlos como país; aunque los creyentes no pueden ignorarlo y también comenzar a recolectar todo lo que se suele enviar a lugares destruidos. Recordemos: acción y oración u oración y acción (o como se dice en la Iglesia Católica  en latín aunque no todos sus fieles y ministros lo llevan a cabo: et oratio actio).

Sé que quizá ningún japones me lea -y menos en este momento- pero desde detrás de mi monitor me uno a ellos tratando, torpemente tal vez, de empatizar con ellos. ¡Ánimo!, después de tormenta viene la calma.

Pediremos por ustedes y les ayudaremos con todas nuestras energías.
私たちはあなたのために祈るすべての私達のエネルギーをお届けします。

Imagen | Kirainet

Artículos Populares: