1 de marzo de 2011



No es tan trágico como suena pero de que existe un poco -o mucho- de verdad en esta afirmación nadie lo puede negar. El Telescopio Espacial Hubble orbita en el exterior de la atmósfera terrestre a quinientos noventa y tres kilómetros sobre el nivel del mal. Fue puesto en órbita conjuntamente por la NASA y la Agencia Espacial Europea el veinticuatro de abril de 1990 y su nombre deriva de un homenaje al astrónomo Edwin Hubble.

Pues bien, gracias a la magia del Internet, se nos permite a los mortales que no somos científicos tener acceso a las fotografías que toma el Hubble desde el espacio para, además de maravillarnos, darnos cuenta de lo poco que somos -como planeta y especie- frente a la inmensidad del infinito y de las miles de galaxias hasta ahora descubiertas. Lo curioso es que las imágenes que se suben a la web del Hubble no son las que toma el telescopio, de hecho, como diríamos coloquialmente, están fotoshopeadas. Aunque esto tiene una razonable explicación, no se me alarmen. 

El telescopio no toma fotografías a color y de hecho su funcionamiento es mucho más complejo que el de una cámara común. Lo que el satélite graba, gracias a unos detectores electrónicos, es la luz que otros cuerpos celestes producen. Estos detectores generan -de la nada-  imágenes del cosmos en una escala en grises para poder ser visualizadas por el ojo humano.

En el mismo sitio del Hubble nos explican que el color empleado -ya tratada la imagen- se utiliza solo como una herramienta para mejorar o visualizar detalles  invisibles a la percepción humana y de hecho nos confirman que si pudiéramos subirnos a una nave espacial nuestros ojos no verían lo que se nos presenta en el sitio debido sobre todo a las limitaciones de nuestros ojos.

El proceso desde que el telescopio toma la imagen hasta que es procesada en el ordenador no es nada sencillo. De hecho, podríamos decir que las imágenes disponibles en la Red son una especie de collage que une diferentes imágenes pequeñas -de las lejanas galaxias- de un mismo objetivo, ajusta su tamaño, las rota, les asigna color procedente de diferentes herramientas de sensibilidad y las une para formar una sola imagen. Curioso.

Nuestros amigos del Hubble.org se han dado a la tarea de mostrarnos  en un vídeo de dos minutos y medio la ardua labor que les conlleva regalarnos un poquito del Universo en nuestros monitores.

El corto toma como ejemplo una imagen de la galaxia NGC3982 en forma de espiral que se encuentra aproximadamente a 67 millones de años luz de la Tierra, situada en la constelación de la Osa Mayor y descubierta por William Herschel en 1789.

Si quieren más información sobre el por qué y cómo se modifican las imágenes o simplemente desean pasear un poco por el Universo, el link del sitio, en inglés, es: http://hubblesite.org

Si quieres ver la segunda parte de este artículo da clic acá.



Visto | Microsiervos
Imagen | Hubble Galery 
Vídeo alojado | Hubble Channel

Artículos Populares: