About Me

test

Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla

El Tarot de la ciencia.

El Tarot de la ciencia
Veinticuatro de los ciento ochenta y cuatro blogs que sigo son de los llamados de divulgación (científica) aquellos que postean información sobre descubrimientos y avances científicos, y tengo otros veinticuatro más que son ateos pero además de redactar sobre asuntos de religión también le hacen eco a la ciencia. Muchos de estos blogs (los 48) atacan por ejemplo a la homeopatía que en mi punto de vista es un poco de alcohol, otro tanto de azúcar y mucha fe, pero bueno, el artículo [reflexión] no pretende hablar sobre eso.

Para mi sorpresa, vi el otro día un artículo compartido por uno de mis seguidores de Google Buzz (el “Twitter de la gran G”) que me causó, además de sorpresa, un poco de desilusión. ¿Qué fue lo sucedido? Que existe un juego de cartas (estilo Tarot) desde hace siete años inventado por Logan Austeja Daniel, Martin Azevedo y Raven Hanna (científicos de la Academia de Ciencias de California) pero con imágenes de ciencia y/o divulgadores científicos con el objetivo de “difundir la ciencia” a la gente ordinaria. Creo que es algo tonto, absurdo y que no tiene una unión con lo que se dice que se encarga la ciencia.

La Wikipedia (recurro a ella porque es una fuente de “conocimiento común”) divide el Tarot en varias posibles definiciones:
  • Un tipo de baraja de cartas.
  • Un juego que se practica con cartas de tarot.
  • Un supuesto medio de adivinación de hechos presentes, pasados o futuros, por lo constituiría un tipo de cartomancia.
Las cartas del Tarot son setenta y ocho divididas en Arcanos mayores y menores. Un arcano, del latín arcanum, es un misterio o secreto. Veintidós son arcanos mayores.

En la Universidad de Yale (EU) se encuentra el Tarot de Filippo Maria Visconti (1412) que se considera el juego de cartas más antiguas. Este tipo de baraja se utiliza desde hace tiempo como herramienta para ver el futuro aunque el de la Ciencia según sus creadores buscan “sacar la ciencia a la calle de una forma amigable para que la gente que no tiene relación con ella se dé cuenta que forma parte de sus vidas”. 

image

Las imágenes que forman el Tarot Científico evocan entre algunas cosas la teoría del caos, la fusión nuclear y el retorno al mar de los mamíferos terrestres que se convertirán en ballenas, también está el gato de Schrödinger y el divulgador Carl Sagan como el contador de historias. En su sitio web (al pie del artículo enlazado) dicen sobre el proyecto [traducido con Google Traslate]:

“Es un proyecto de ciencias de la comunicación creativa que combina la ciencia, el arte y la mitología en una baraja de tarot para contar y para despertar la curiosidad de la gente sobre la ciencia y el mundo natural.

La cubierta muestra historias de la ciencia para involucrar a científicos, artistas y entusiastas del tarot por igual. De esta manera se pretende salvar las comunidades dispares y fomentar la educación la ciencia y la auto-descubrimiento.”

El texto habla muy bonito y he encontrado ateos y científicos que expresan su acuerdo con el proyecto:

“Coger algo popular vinculado a la charlatanería y convertirlo en un instrumento de divulgación científica me parece una jugada maestra. Estamos ante una reivindicación de unas cartas de juego, que eso fue el tarot hasta el siglo XVIII, como herramienta de difusión del conocimiento”.

“Me encanta la idea de la ciencia tratando de reclamar un territorio que previamente ha sido anticientífico”.

Pero, ¿qué opino yo?

Algunos ateos se burlaron del hecho de lo que anda proponiendo la Iglesia Católica, por ejemplo en Inglaterra, de que los niños en Halloween se disfracen de santos para que les sirva como “estímulo” para su vida cristiana. Acá en México algunas parroquias lo han hecho, sobre todo en el catecismo. Sinceramente, en esta ocasión comulgo con los ateos. Entonces, ¿por qué tomar algo que se apoya en la ficción y charlatanería y convertirlo en un medio para difundir la ciencia? ¿No se supone que la ciencia y las creencias –cuales sean– están “peleadas” (eso dicen ellos) ya que los dogmas son científicamente absurdos y más indemostrables.

Si bien un ateo o agnóstico me puede refutar con cosas como la Navidad –en diciembre–, el mismo “día de muertos” y otras cosas más que fueron tomadas del paganismo éstas cumplieron otra función, al menos en la teoría. La navidad al combinarla con la fiesta del sol significa que el cristiano ve a Jesús como el “sol” de su vida; algo similar pasa con los muertos pero en este caso con el fin de rendirle un recuerdo piadoso a los difuntos en lugar de suspirar por dioses.

¿Por qué el Tarot es diferente? Porque primero no busca sustituirlo sólo emplea parte de el para un fin. Las fiestas de los paganos cristianizadas sustituyeron –o al menos camuflajearon– la celebración original. Segundo, porque al utilizar algo tan ligado al misticismo se puede caer –malamente– a la creencia de que esta [la ciencia] está ligada con asuntos paranormales, algo que sería un completo error y una desgracia para el futuro próximo.

Así que como decimos por acá (en México) “al pan pan y al vino vino”, que cada quien se dedique a lo que sabe y que deje de andarse metiendo en cosas tan ajenas entre sí pues sería como poner ilustraciones de Darwin en el Génesis o citar libros bíblicos en trabajos científicos serios como los de Isaac Asimov ya que ni la ciencia se tiene que dedicar a refutar alegorías bíblicas redactadas con un fin específico (hacerle saber al creyente que Dios es la Causa Primera) ni la Biblia no tiene como fin (o no debe tener) refutar a la ciencia en sus descubrimientos.






Imagen | Daquella manera
Fuentes | Buzz de Sergio Aguilar. / Science Tarot / La razón / Adivinación

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!