13 de junio de 2010

ninja-jacobito


Los judíos siempre han sido merecedores de un odio especialmente particular por diferentes naciones a lo largo de su historia, el hecho de que este resurja por la intensificación del conflicto en la Franja de Gaza es sólo un pretexto más, como Hitler con la escusa de purificar una raza, o los romanos y babilónicos por querer el territorio fértil donde ellos habitaban en la antigüedad, o los egipcios, según los relatos bíblicos, por el temor a que estos se les revelaran. El antisemitismo, de una u otra manera, siempre, tristemente, ha existido.

La Wikipedia define el antisemitismo como un término que hace referencia a un prejuicio o a la hostilidad abierta hacia los judíos como grupo generalizado. Suele manifestarse en una combinación de prejuicios de tipo religiosos, raciales, culturales y étnicos. Por judío entendemos a aquél individuo que se dice practicante de la religión fundada por Moisés.

No es que me sienta el abogado de este grupo social ni mucho menos un judío frustrado pero ante lo que vive este peculiar grupo cívico-religioso no puedo quedarme callado, no sólo por el hecho de que los admiro como nación sino que como habitante del planeta tierra considero inadecuado el hecho de realizar mofas –como la de la imagen del post– a este grupo social. A la postre también aprovecho esta entrada para refutar el hecho de que algunos grupos religiosos hacen pensar a sus fieles que la Iglesia Católica aborrece a los judíos.

Específicamente hablo de los evangélicos a través de unos tratados apologéticos: Tratados Chick –apologética: hablar a favor de algo, en este caso de la doctrina evangélica– en donde en uno de estos tratados, Ama al pueblo judío, hacen ver mal a la Iglesia encabezada por Benedicto XVI. Ellos dicen lo siguiente:

image

Una de las cosas en la que se basa la apologética evangélica es el hecho de que Hitler, se dice, era católico. Ellos relacionan el hecho de que si él –Hitler– perseguía y asesinaba a los judíos toda la doctrina católica piensa de la misma manera, sin duda, un error. Es como el caso que viven los musulmanes, todo el mundo piensan que son bélicos por el hecho de que algunos terroristas profesan la religión de Mahoma, cosa de lo más equivocado. Ellos se justifican en el Corán, haciendo una pésima interpretación de las palabras que cree el mundo islámico le reveló Alá a Mahoma, más los exégetas musulmanes y los fieles de dicha religión distan mucho del pensamiento terrorista. Que un musulmán sea asesino no quiere decir que la religión musulmana apruebe eso. Lo mismo pasa con el caso de Hitler.

Como les platicaba al inicio, los judíos siempre han sido perseguidos, acosados, maltratados, ofendidos, humillados por diversas causas pero no está bien que se busque contrapuntear a diferentes grupos religiosos, en este caso evangélicos vs católicos, con el fin de incrementar el odio entre ellos, en lugar de buscar las similitudes que los unen: el amor a Cristo, pues ellos, los evangélicos, se dicen cristianos.

Contestando el escrito de los evangélicos puedo decirle que hace unos años, cuando Benedicto XVI entró a una sinagoga, un paralelo a lo que sería un templo judío, expresó: Estoy feliz de estar con nuestros –en plural para hablar en nombre de todos los católicos– hermanos mayores en la fe. La Iglesia romana siempre ha defendido y abogado por los judíos, pese a que cierta parte del mundo se obstina en decir todo lo contrario. El católico ve en el pueblo judío a sus antecesores en la fe, a aquellos de los que aprende y de los que admira en su caminar por todo el Antiguo Testamento, que forma una parte de la Historia de la Salvación.

Es utópico pensar que el antisemitismo acabará por un escrito, o por miles. Es algo que lleva muchísimos años y que es evidente que continuará. Lo que sí anhelaría se terminara es el hecho de tomar partido con eso de lo de Gaza, creo que está mal o apoyar a los judíos o a los palestinos, que ellos resuelvan sus cosas. Intentar explicarles el problema en un artículo de blog es complicado, además siento que ni la bibliografía más especializada y/o neutra lograría hacernos entender la verdadera dimensión del problema –que los implicados remontan a épocas de Abraham–, tendríamos que ir allá y vivir un tiempo en el ojo del huracán para entonces sí, emitir un juicio crítico.

Ojalá las bromas antisemíticas se acaben, no es grato, supongo, para los judíos, ser vistos de una manera que refleja odio como consecuencia de los actos de unos cuantos que viven en Israel. Y de la misma manera ojalá los grupos religiosos y civiles se dejen de contrapuntear unos a otros fomentando odio entre ellos argumentando, según, que defienden o a los judíos o a los palestinos.

Imagen [encabezado del post] | Alberto Montt
Imagen [en el post] | Chick Publications.

10 de junio de 2010

tolerancia


El que todo el mundo se detenga por la inauguración de un mundial de soccer no quiere decir que todas las personas del orbe sean fanáticas o seguidoras de dicho deporte. Lo mismo pasa con todo: comida, partidos políticos, religión.

Lamentablemente nuestro mundo contemporáneo no es partícipe de la tolerancia, de ningún tipo. A quien piensa diferente a nosotros simplemente lo rechazamos o incluso, lo agredimos. Tratamos locamente de hacerle cambiar de opinión argumentando que lo que el profesa, cree o sigue está mal. Que simplemente es ilógico o que no es real.

En el ámbito religioso esto se incrementa un poco más ya que al necesitar el hombre siempre una respuesta a todo lo que sucede en su entorno siempre crea o encuentra respuestas diferentes. 

En la mitología vemos un amplio abanico de pensamientos y formas de encontrar un por qué a todo cuanto percibimos y sentimos pero al mismo tiempo la historia nos dice que en lugar de admirar y respetar las diferentes ideologías personales de cada quien el ser humano lucha porque el que piensa o cree de manera opuesta se convierta
 
En esto la apología ha jugado un papel fundamental. Muchas veces y en cierta medida creo que está bien Hablar o abogar en defensa de algo -definición de apología- y es válido siempre que se justifique como respuesta a una primaria agresión. 

Usar la apología en donde rechazamos y se tacha de hereje una doctrina -de cualquier índole- sólo con el afán de conseguir más adeptos no lo veo conveniente. ¿Por qué?

Como les platico líneas arriba, creo que debemos de tener una tolerancia y por consiguiente un respeto. Ambas palabras se complementan de una manera singular y es tristemente hoy en día en donde menos vemos esto. 

Es más fácil burlarse o agredir la manera de pensar de otro que pretender entenderlo, aceptarlo y convivir con él -o ella- armónicamente respetando nuestras diferencias de pensar, creer o vivir al encontrar que pesan más nuestras similitudes: vivimos en el mismo planeta, compartimos el mismo aire, necesitamos el mismo sol... 

No existe una religión verdadera, esta pequeña frase en negritas puede suponer una anatema a quien ose pronunciarla pero es verdad. Para un católico su religión es la verdadera, para un musulmán Alá es el Verdadero Dios, para un budista el llegar al Nirvana es la única justificación a la existencia humana. 

¿Hay alguien que está en lo incorrecto? No. ¿Hay alguien que tenga la verdad? Tampoco. ¿Por qué? ¿De dónde partimos para delimitar un concepto subjetivo como es Dios? Y digo subjetivo por el hecho que cada quien -creyente- lo siente, lo percibe y lo vive de una manera distinta. Igual que un ateo lo ve como a un ser imaginario.

Si todos entendiéramos que para el creyente su credo es el Verdadero y para otro creyente dicha doctrina es la Única podríamos ver y vivir en un mundo mejor porque comprenderíamos el hecho de ser diferentes respetando dichos elementos diversos sin imponer ni agredir otra doctrina o manera de pensar diferente a la mía que sólo yo -y quienes comulgan conmigo- creen que es errada.





Imagen | La Pulga Snob

3 de junio de 2010

derechos fundamentales internet

Como consecuencia de mi blog algunos de mis amigos y conocidos al crear alguno -e incursionarse en este maravilloso mundo del bloggin [escribir en un blog]- me lo llegan a presentar para brindarles mi opinión, y no es que sea un experto en esto de los blogs ni mucho menos pero siempre te da confianza que alguien con más experiencia que tú en algún campo califique o sea de los primeros en ver un proyecto que inicias para brindarte buenos consejos.

Cuando esto pasa lo primero que hago, además de revisar el estilo, plantilla y demás artilugios que pueden estar o de menos o de más en el sitio en cuestión es prestar mi atención a las imágenes e información que utilizan. ¿Por qué? Es común que un usuario incluso promedio de una computadora sin conocimientos de la Nube -Internet- busque para algún trabajo en Google Images y utilice la que más considera adecuada al contexto de su escrito o presentación, incluso algunos sitios de internet, revistas y blogs hacen lo mismo. Yo lo hacía, no sólo en mi blog sino en los trabajos que presentaba en la prepa y en la universidad pero al ir especializándome en pro de conseguir un mejor blog toda la percepción de mi mundo 2.0 -web- cambió radicalmente.

Un amigo me dijo un día: Yo pensaba que todo en Internet era gratis, frase cual más equivocada. Si bien es cierto que al ver una película o serie on line sabemos que está mal o al bajarnos algún software privativo o canción de antemano aceptamos que incurrimos en algo ilegal se nos hace quizá absurdo pensar que sucede lo mismo al utilizar imágenes de terceros y/o contenidos de otros sitios web, incluso si son texto.








Artículos Populares: