29 de diciembre de 2010

que_se_festeja_navidad


Antes de iniciar este artículo les invito a mirar con detenimiento la imagen que encabeza el post. Son cuatro personas que expresan –o al menos eso intentan– justificar el por qué festejan  las fiestas decembrinas:


El primero de ellos es sin duda un cristiano –llámese católico o protestante– y como el autor de la viñeta es un ateo con humor un poco ácido hace uso de ello con un cerebro en la mano del creyente aludiendo que un feligrés no piensa, solo cree; la segunda persona que sale en la viñeta (de izquierda a derecha) es una mujer que cree en los beneficios que puede traer consigo el solsticio de invierno (nacimiento del sol) que se vive el veinticuatro de diciembre; el siguiente es el dueño de una transnacional que es feliz en las fiestas decembrinas por el consumismo que suele venir acompañado al nacimiento (celebración) del dios cristiano; el último… sin comentarios (je,je).

¿Por qué uso esta imagen? para reflexionar un poco acerca de lo que se vive –real y tristemente– en lo que el mundo conoce como la navidad. Lamentablemente lo que debiera ser una conmemoración para los creyentes –católicos y de otras denominaciones cristianas– en donde recuerdan y celebran el natalicio de Cristo, que es probado que no fue en diciembre sino en verano, se convierte en un pretexto para comprar y comprar una y mil cosas, muchas veces inútiles.

Curiosamente algunos ateos y agnósticos (aquellos que dicen que no creen pero no descartan la posibilidad de un dios) celebran las fiestas comiendo algo especial y entregándose regalos… del otro lado, los que se dicen creyentes, hacen prácticamente lo mismo: no van al templo, solo buscan qué comer y qué obsequiar. 

Es verdad que no todo es así; algunos creyentes rompen este esquema y viven las fiestas decembrinas como lo manda su rito y otros ateos realmente pasan el veinticuatro y veinticinco de diciembre como un día más. Como todo, siempre hay excepciones… afortunadas y lamentables pero qué triste que un gran porcentaje de la población mundial (fieles e infieles) solo pasan la Noche Buena como una velada de entrega y recepción de obsequios.

A continuación una imagen alusiva a lo que comento. Agradezco a mi amigo  Alfonso Romero quien me ayudó a traducirla: 

tistheseason
El hombre con los regalos pregunta: 

-¿Por qué ustedes los ateos no pueden respetar el espíritu de la navidad?

El espectacular que se está colocando, dice:  

Paz en la tierra a hombres y mujeres de buena voluntad.

¿A quiénes ilustra esta imagen? Todos los personajes de la tira son creyentes aunque el de los obsequios llame ateos a los otros. ¿Por qué? El dibujo trata de reflejar el verdadero espíritu –o lo que realmente se vive– en las navidades: el consumismo. Los otros creyentes, los vestidos de Santa Claus, muestran o tratan de expresar lo que debiera ser la ideología de estas fechas en todos los que se dicen celebrarla: un momento para reflexionar sobre nuestras fallas, perdonar a quienes nos ofendieron, amar a quienes nos han hecho daño… ¡en fin!, un espacio para abrir nuestro corazón al amor, a ese amor que se invita a vivir en los Evangelios canónicos.

Nunca es tarde para enmendar nuestros errores y mucho menos para perdonar, además, no es necesaria una fecha para amar a nuestros enemigos; todo el año el creyente –y en general el ser humano– está llamado a amar al otro, no porque se lo mande un dios sino por la sencilla razón de que su prójimo es de la misma especie que él.




Imagen cabecera| Dosis Diarias
Imagen en inglés | Atheist Cartoons


23 de diciembre de 2010

navidad_dospuntocero
Falta un día para Noche Buena y dos para la Navidad; un sitio se preguntó cómo hubiese sido el natalicio de Jesús si su contexto fuera el siglo veintiuno.

El resultado de tal pregunta es un fantástico video que pese a que está en inglés alguien con un 1% de conocimientos de este idioma [como yo] lo podrá entender a la perfección.

No queda más que desearles Feliz Navidad en compañía de su familia y sus seres queridos. Espero lo disfruten.

21 de diciembre de 2010

occidente celebra_ oriente sufre
Mientras en occidente toda la población [o su mayoría al menos] se prepara para vivir las fiestas decembrinas, aquellas que llamamos Navidad y Año Nuevo, otra parte del globo las vive como un día ordinario más y peor aún, anhelando que la frase de paz y amor que tanto se repite no sólo sea un deseo sino se convierta en realidad.

Ellos [las personas de oriente] son diferentes pues piensan de otra manera, creen otras cosas y viven de acuerdo a esas ideologías pero acaso ¿es eso suficiente y argumento sólido para joderles la vida? Yo creo que no.

Así que disculpen si soy un poco aguafiestas pero si en estas celebridades se nos sermonea con que pensemos en nuestros errores personales y hagamos una lista de propósitos para enmendarlos en el siguiente año por qué no valorar la paz que muchos de nosotros vivimos; sé que nadie experimenta en cabeza ajena pero creo que estas fotos, tristemente reales, nos pueden hacer pensar un poco.

¡Felices muertes!… perdón, por un momento me sentí un soldado estadounidense en Afganistán como los que salen en las siguientes fotos.

9 de diciembre de 2010

reglas _de_ la_vida
Aunque en estos últimos años me he convertido en amante de las ideologías del Software Libre y de las cosas gratis y libres de la Internet siempre y pese a todo he sido un fiel admirador de William Henry Gates III [Bill Gates], fundador  de Microsoft y por ende uno de los hombres más ricos del mundo.

¿Por qué lo menciono? porque hace algunas semanas regresó a su alma mater para ser homenajeado y en su discurso, además de dar las gracias, compartió lo que para él son las diez reglas básicas y fundamentales para triunfar en la vida.

Son muy buenas y vale la pena detenerse a leerlas con calma.

6 de noviembre de 2010

lossimpsonscatolicos
Cuando leí esta frase entre mis noticias de la red lloré… pero de risa; primero por la afirmación, segundo por quien lo hizo y tercero porque es claro que la familia amarilla no cree en el dios católico.

El diecisiete de octubre del presente (dos mil diez) el diario oficial del Vaticano (L’Osservatore Romano) publicó un artículo donde cita un estudio hecho en dos mil cinco por el jesuita Francesco Occhetta que concluye a raja tabla que la típica familia norteamericana hecha dibujos animados es sin más de credo católico argumentando que las humillaciones que recibe Ned Flanders (un personaje evangélico fanático que siempre me hace reír) por parte de Homero además de sus ronquidos en la iglesia presbiteriana de Springfield son una crítica sutil o una blasfemia injustificable al credo protestante. ¡Vaya locura de artículo!

¿En qué se basan para decir tan tremenda herejía

El sacerdote jesuita (de cuyo artículo se basan las declaraciones del diario del Vaticano) se apoya en un único capítulo (el 205) de toda la serie de la familia amarilla: dicho programa fue el último emitido dentro de la decimosexta temporada; en el Bart y Homero sólo consideran convertirse en católicos  pero nunca lo hacen aunque cabe destacar que la frase final del hijo del amante de las rosquillas me encantó: “todo es cristianismo (refiriéndose a protestantes y católicos) y por pequeñas que sean las diferencias ambas religiones tienen muchas similitudes.

Algo que me espanta dentro de las declaraciones del artículo del diario del Vaticano es una de sus frases: “Los padres no deben temer que sus hijos vean las aventuras de los hombres de amarillo”; mucho se ha hablado (desde que yo recuerdo) de que si The Simpsons son o no caricaturas para niños, no está demás decirlo: ¡no lo son! Si bien es una serie hecha de dibujos animados no está enfocada al público infantil pues en ella además de los asuntos religiosos que toca a los que tanto alarde el periódico romano aborda temas relacionados al sexo, a la mafia, a la homosexualidad… cosas no aptas para los pequeños de la casa sino para mentes maduras que ya saben qué es bueno y qué no. Algo que también es bueno mencionar es que Matthew Abram Groening (Matt Groening), autor de la serie, se confiesa agnóstico.

En realidad existen dos series norteamericanas que me encantan: Los Simpson y South Park, ¿por qué? Precisamente por el humor ácido algo hereje que tocan y es ese conocimiento en dichas series lo que me hace decir que estas no son católicas ni mucho menos en algún sentido religiosas; si tocan temas relacionados con asuntos divinos es para hacer mofa de ello y porque les guste o no a los ateos, agnósticos y miembros del abanico de religiones existentes, el fenómeno religioso es algo inherente y que forma parte, para bien o para mal, de la sociedad.

Y si dicen el Vaticano (los editores del diario) que Homero es católico que se pongan a ver primero la televisión; hay unas declaraciones de Homero en uno de sus más recientes capítulos, para ser exacto el capítulo dieciocho de su temporada 21, emitida a inicios de este dos mil diez: “la fe es lo que se tiene en lo que no existe.”

Como dato cultural para los encargados del L’Osservatore Romano: Lisa es budista, Marge presbiteriana al igual que su esposo e hijos Bart y Maggie aunque los dos miembros masculinos de la familia son más bien como creyentes a conveniencia.

El productor de la serie, Al Jean, aclaró: “Nosotros hemos mostrado muy claramente que Homero no es católico. No creo que él pueda no comer carne el viernes santo al menos por una hora” aunque cabe reconocer que a pesar de que la familia amarilla es una familia disfuncional siempre luchan –y consiguen– permanecer unidos a pesar de las adversidades, algo que puede servirnos a todos como modelo de vida en esta sociedad quienes ante las primeras dificultades prefieren la destrucción del núcleo familiar antes que luchar por mantener el vínculo.  

Imagen | Nerea Marta
Información | Los Andes


5 de noviembre de 2010

aprendiendo_ser_paciente
Empecé a escribir este artículo minutos antes de salir del hospital, de abandonar el cuarto que por seis días me albergó después de ser operado para reposar en casa unas tres semanas; afortunadamente las cosas no fueron tan graves como se vaticinaban en un inicio y pronto estaré de vuelta a la normalidad.

El hospital donde estuve no favorece la meditación ya que conté con TV con cable y un intermitente acceso a la red por Wifi pero a pesar de eso sí tuve un breve espacio para pensar y meditar sobre lo que el mes de octubre y estos primeros días de noviembre [del 2010] han dejado a mi vida como lección. 

Aquí mi lección de vida:


No suelo ser una persona paciente, no es una de mis cualidades como ser humano pero Dios [o la vida, como lo gusten ver] se ha encargado de enseñarme que eso no es bueno. A lo largo de estas semanas [desde el cuatro de octubre del dos mil diez empecé con un dolor en la zona intestinal] aprendí que esperar es en muchos casos la mejor opción.

Fueron dieciocho días los que pasaron antes de saber que sería operado; en ese tiempo me realizaron diversos estudios, me medicaron y esperaron a que evolucionara favorablemente, cosa que no pasó. El médico no quiso ser ni se mostró desesperado en ningún momento, llevó las cosas poco a poco y aunque los primeros días eso causaba en mí cierta impaciencia logré irlo entendiendo conforme la situación se aclaraba. 

Ese tiempo de intervalo desde cuando inició mi cuadro doloroso y el día en que fui programado para cirugía determinó mucho en mi vida; me enseñó algo y eso es sin duda el regalo de este período que se puede catalogar como de reposo. La paciencia sin duda es una virtud, ¿por qué? trataré de explicarlo pero de manera subjetiva.

La filosofía nos dice: "es la constancia [la paciencia] valerosa que se opone al mal, y a pesar de lo que sufra el hombre no se deja dominar por él”.

O sea, en breves palabras la paciencia hace que las personas esperen a que las cosas sucedan… aunque esto no se debe de aplicar a todo. Explico por qué; cuando algo depende de uno no podemos dejar que las cosas sucedan por sí solas sino que tenemos que poner nuestro granito de arena para que sucedan; como por ejemplo, el subir las notas del colegio o en planear un proyecto pero con este mismo caso tenemos que hacer uso de la paciencia para que después de haber dado el cien por ciento de nuestro potencial por obtener lo que queremos esperar a que todo rinda fruto. Nadie siembra y cosecha de inmediato, hay un tiempo necesario y natural para que la semilla germine y madure.

Es así que de algo malo se puede aprender: ser paciente es mejor que querer las cosas de manera exprés; todo necesita su tiempo.



Imagen | Leo Reynolds

29 de octubre de 2010

en_el_quirófano
No suelo hablar de mí en el blog pues aunque se le puede llamar un blog personal está más enfocado a plasmar ideas, pensamientos, reflexiones, humor, poemas y trabajos de mi escuela; trato de que esta página sea la libreta de un estudiante de licenciatura en ciencias religiosas –con su respectivo pensamiento crítico– y no una bitácora de vida de Miguel Ángel García Calderón pero hoy haré una excepción después de darle un par de vueltas en la cabeza.

El día de hoy [viernes veintinueve de octubre de dos mil diez] me someteré a una cirugía después de un largo proceso de estudios que terminaron por arrojar que lo mejor para mi salud era someterme a ella; el procedimiento: una laparotomía exploratoria con probable resección (corte) de colon (intestino grueso) debido a su enorme tamaño; el tiempo de estancia en el quirófano, unas cinco horas; la recuperación de siete a diez días de estancia hospitalaria y tres semanas de reposo en casa.


Cuando compartí la tarde de ayer lo siguiente en Twitter muchos se sorprendieron y pensaron que mi operación es algo complicada, es verdad, mi situación es delicada pero no se considera de vida o muerte:

image

Lo que pasa es que tristemente se tiene una mala información sobre el sacramento de la unción de los enfermos enfocándolo únicamente a personas en fase terminal.  La doctrina católica dice sobre esto lo siguiente:

Sus efectos (del sacramento) en el fiel son: gracia de consuelo de paz y de ánimo para vencer las dificultades propias del estado de enfermedad grave o de la fragilidad de la vejez; se consagra al enfermo para dar fruto por su configuración con la Pasión redentora del Salvador; se le contribuye al receptor en la santificación de la Iglesia y al bien de todos los hombres por los que la Iglesia sufre y se ofrece, por Cristo, a Dios Padre; y finalmente es una preparación para el último tránsito, o sea, para morir.

Su sustento bíblico es el siguiente:

“¿Está enfermo alguno entre vosotros? Haga llamar a los presbíteros [sacerdotes] de la Iglesia y oren sobre él, ungiéndole con óleo en el nombre del Señor” (Santiago 5, 14-15).

De esta manera como fiel de la iglesia católica me he preparado ante el Dios en el que creo (me confesé, fui a misa, comulgué y me dieron la unción) para entrar al quirófano confiado en Él, en la ciencia y en el equipo médico que me intervendrán esperando que las cosas salgan como tienen que salir de acuerdo a la disposición de Dios o como dirían mis amigos ateos, a los asares de la vida. 

Estoy tranquilo, confiando y con todo dispuesto para lo que venga pues espero que la cirugía resulte lo mejor posible y sobre todo que sea ésta el tratamiento definitivo a mi problema de salud aunque si no fuera así también creo estar preparado para ello.

Gracias a quienes han ofrecido oraciones por mi salud, a los que me han mandado mensajes vía Twitter, Facebook (la página oficial del blog "facebook.com/facedelblogdemigue") o Buzz para manifestarme sus porras y buenas vibras desde el primer momento en que supieron que estaba enfermo. Seguiré posteando mientras esté en el hospital, a ver de qué se me ocurre filosofar mientras esté con una rajada en el estómago…

Todas sus palabras tanto escuchadas como leídas las llevo en mi corazón; gracias a la tecnología por hacer posible que aún enfermo uno pueda seguir conectado al mundo por medio de la Red de redes.

Les dejo que ya es hora de entrar al quirófano...



Imagen | Daniel Bron
KLAUDIOP Fotografia
Cuando veo a personas con algún tipo de discapacidad física muchas veces me sorprenden por la tenacidad con la que enfrentan la vida. A muchos de ellos no les importa carecer de brazos, piernas o algún sentido para salir adelante y demostrarnos a quienes tenemos dichas capacidades completas que nosotros somos realmente los discapacitados y no ellos que con sus capacidades diferentes dan valor a la vida.

Ante esto, no sólo los seres humanos nos podemos reponer ante la desgracia y vagando por la web me topé con las imágenes de dos canes que me sorprendieron gratamente que ante la adversidad de no tener sus patitas delanteras y con la ayuda de sus amos, salen día a día adelante.

perrito diferente

perrito diferente



perrito diferente



perrito diferente

perrito diferente

perrito diferente

perrito diferente




Imagen | Geckoman
Visto en | The Chive

27 de octubre de 2010

KLAUDIOP Fotografia

Para muchas personas el oír, leer o simplemente pensar en el matrimonio no es de su agrado. Tristemente algo que hace apenas unos años era  la meta de vida de la mayoría de los seres humanos ahora es una opción casi-casi anticuada o al menos un destino que se alarga lo más que se puede ya que hay cosas más importantes en la vida actual como el éxito profesional, viajar u otras cosas más antes de pensar en formar una nueva célula de la sociedad.

El matrimonio es una unión libre entre dos personas que cuenta con un reconocimiento social, cultural o jurídico teniendo por fin la fundación de una familia social o religiosamente (si es el caso) aceptada, aunque también sirve para proporcionar un marco de protección mutua o de protección para la descendencia (jurídica, económica y emocional). Puede ser motivado por intereses personales, económicos, sentimentales, de protección de la familia o como medio para obtener algunas ventajas sociales.

La unión nupcial es de orden civil o religiosa y dependiendo de la religión o del ordenamiento jurídico los derechos, deberes y requisitos son distintos. La palabra matrimonio como denominación de la institución social y jurídica deriva de la práctica y del Derecho Romano. Su origen etimológico es la expresión “matri-monium”, es decir, el derecho que adquiere la mujer que lo contrae para poder ser madre dentro de la legalidad; la concepción tiene su fundamento en la idea de que el ser madre queda supeditado a la exigencia de un marido y al derecho de que los hijos tengan un padre legítimo al que estarán sometidos hasta su plena capacidad legal. Es aquí donde el padre adquiere el grado de pater familias.

Para contraer matrimonio en Roma era necesario que ambos contrayentes fueran ciudadanos romanos; que gozaran no sólo del status libertatis sino también del status civitatis (que fueran libres y además, ciudadanos). Cualquier otra unión (p.ej. ciudadano-extranjera) era considerado un concubinato. Los contrayentes además debían de tener la madurez sexual suficiente (por haber alcanzado una edad o porque biológicamente mostraban signos de haberla alcanzado).

Puedo seguir con más sobre esta hermosa manera de vida pero considero que es más adecuado o que al menos se puede quedar de mejor manera en la memoria si muestro un video. Está tomado de escenas de la película de Disney-Pixar Up, en ella no se presenta una teoría sobre lo que es o los antecedentes del matrimonio sino la práctica misma, el cómo vivir una unión nupcial hasta la muerte, algo bello que ya no pasa ya que los matrimonios jóvenes se aburren fácilmente de sus esposos o prefieren una pareja –sin compromiso legal– antes o en lugar de un contrato nupcial.

Espero lo disfruten.


Imagen | Klaudiop
Video | gudnius
Visto en | Interesantenet

20 de octubre de 2010

El Tarot de la ciencia
Veinticuatro de los ciento ochenta y cuatro blogs que sigo son de los llamados de divulgación (científica) aquellos que postean información sobre descubrimientos y avances científicos, y tengo otros veinticuatro más que son ateos pero además de redactar sobre asuntos de religión también le hacen eco a la ciencia. Muchos de estos blogs (los 48) atacan por ejemplo a la homeopatía que en mi punto de vista es un poco de alcohol, otro tanto de azúcar y mucha fe, pero bueno, el artículo [reflexión] no pretende hablar sobre eso.

Para mi sorpresa, vi el otro día un artículo compartido por uno de mis seguidores de Google Buzz (el “Twitter de la gran G”) que me causó, además de sorpresa, un poco de desilusión. ¿Qué fue lo sucedido? Que existe un juego de cartas (estilo Tarot) desde hace siete años inventado por Logan Austeja Daniel, Martin Azevedo y Raven Hanna (científicos de la Academia de Ciencias de California) pero con imágenes de ciencia y/o divulgadores científicos con el objetivo de “difundir la ciencia” a la gente ordinaria. Creo que es algo tonto, absurdo y que no tiene una unión con lo que se dice que se encarga la ciencia.

La Wikipedia (recurro a ella porque es una fuente de “conocimiento común”) divide el Tarot en varias posibles definiciones:
  • Un tipo de baraja de cartas.
  • Un juego que se practica con cartas de tarot.
  • Un supuesto medio de adivinación de hechos presentes, pasados o futuros, por lo constituiría un tipo de cartomancia.
Las cartas del Tarot son setenta y ocho divididas en Arcanos mayores y menores. Un arcano, del latín arcanum, es un misterio o secreto. Veintidós son arcanos mayores.

En la Universidad de Yale (EU) se encuentra el Tarot de Filippo Maria Visconti (1412) que se considera el juego de cartas más antiguas. Este tipo de baraja se utiliza desde hace tiempo como herramienta para ver el futuro aunque el de la Ciencia según sus creadores buscan “sacar la ciencia a la calle de una forma amigable para que la gente que no tiene relación con ella se dé cuenta que forma parte de sus vidas”. 

image

Las imágenes que forman el Tarot Científico evocan entre algunas cosas la teoría del caos, la fusión nuclear y el retorno al mar de los mamíferos terrestres que se convertirán en ballenas, también está el gato de Schrödinger y el divulgador Carl Sagan como el contador de historias. En su sitio web (al pie del artículo enlazado) dicen sobre el proyecto [traducido con Google Traslate]:

“Es un proyecto de ciencias de la comunicación creativa que combina la ciencia, el arte y la mitología en una baraja de tarot para contar y para despertar la curiosidad de la gente sobre la ciencia y el mundo natural.

La cubierta muestra historias de la ciencia para involucrar a científicos, artistas y entusiastas del tarot por igual. De esta manera se pretende salvar las comunidades dispares y fomentar la educación la ciencia y la auto-descubrimiento.”

El texto habla muy bonito y he encontrado ateos y científicos que expresan su acuerdo con el proyecto:

“Coger algo popular vinculado a la charlatanería y convertirlo en un instrumento de divulgación científica me parece una jugada maestra. Estamos ante una reivindicación de unas cartas de juego, que eso fue el tarot hasta el siglo XVIII, como herramienta de difusión del conocimiento”.

“Me encanta la idea de la ciencia tratando de reclamar un territorio que previamente ha sido anticientífico”.

Pero, ¿qué opino yo?

Algunos ateos se burlaron del hecho de lo que anda proponiendo la Iglesia Católica, por ejemplo en Inglaterra, de que los niños en Halloween se disfracen de santos para que les sirva como “estímulo” para su vida cristiana. Acá en México algunas parroquias lo han hecho, sobre todo en el catecismo. Sinceramente, en esta ocasión comulgo con los ateos. Entonces, ¿por qué tomar algo que se apoya en la ficción y charlatanería y convertirlo en un medio para difundir la ciencia? ¿No se supone que la ciencia y las creencias –cuales sean– están “peleadas” (eso dicen ellos) ya que los dogmas son científicamente absurdos y más indemostrables.

Si bien un ateo o agnóstico me puede refutar con cosas como la Navidad –en diciembre–, el mismo “día de muertos” y otras cosas más que fueron tomadas del paganismo éstas cumplieron otra función, al menos en la teoría. La navidad al combinarla con la fiesta del sol significa que el cristiano ve a Jesús como el “sol” de su vida; algo similar pasa con los muertos pero en este caso con el fin de rendirle un recuerdo piadoso a los difuntos en lugar de suspirar por dioses.

¿Por qué el Tarot es diferente? Porque primero no busca sustituirlo sólo emplea parte de el para un fin. Las fiestas de los paganos cristianizadas sustituyeron –o al menos camuflajearon– la celebración original. Segundo, porque al utilizar algo tan ligado al misticismo se puede caer –malamente– a la creencia de que esta [la ciencia] está ligada con asuntos paranormales, algo que sería un completo error y una desgracia para el futuro próximo.

Así que como decimos por acá (en México) “al pan pan y al vino vino”, que cada quien se dedique a lo que sabe y que deje de andarse metiendo en cosas tan ajenas entre sí pues sería como poner ilustraciones de Darwin en el Génesis o citar libros bíblicos en trabajos científicos serios como los de Isaac Asimov ya que ni la ciencia se tiene que dedicar a refutar alegorías bíblicas redactadas con un fin específico (hacerle saber al creyente que Dios es la Causa Primera) ni la Biblia no tiene como fin (o no debe tener) refutar a la ciencia en sus descubrimientos.






Imagen | Daquella manera
Fuentes | Buzz de Sergio Aguilar. / Science Tarot / La razón / Adivinación

10 de octubre de 2010

que_es_felicidad

Esta imagen me hizo cuestionarme sobre lo que se entiende actualmente por la felicidad. Los libros de ciencias sociales concluyen que el fin del ser humano, su objetivo mientras vive es ser feliz pero ¿cuándo un hombre es feliz?


La Real Academia de la Lengua Española define la palabra felicidad como un estado de grata satisfacción espiritual y física ó como la ausencia de inconvenientes o tropiezos. Si descartamos esta definición y buscamos en la muy amada –u odiada– Wikipedia leemos que la felicidad es un estado de ánimo que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada y buena. Tal estado propicia paz interior, un enfoque del medio positivo, al mismo tiempo que estimula al individuo a conquistar nuevas metas. Es definida como una condición interna de satisfacción y alegría. La filosofía por su parte nos dice que un hombre es feliz si se autorrealiza, si es autosuficiente o si es capaz de experimentar placer –en el buen sentido– y con esto lograr evitar el sufrimiento mental y/o físico.

27 de septiembre de 2010

como se ve la tierra desde el espacio, vista tierra espacio, espacio tierra, la tierra desde el espacio


Desde la Estación Espacial se puede recorrer la órbita de la Tierra en noventa segundos. El ingeniero químico y astronauta norteamericano Donald Pettit Roy editó dos vídeos en donde nos muestra la vista que tiene de nuestro hogar en común desde el espacio.


El primer video que les comparto es un recorrido a toda la órbita de la Tierra en poco menos de cuarenta segundos. En el segundo video se puede apreciar una aurora boreal que engalana a todo el planeta. Ambos con calidad HD.

Espero les agrade. 

 

 

Imagen del post | Artbeco
Visto en | Microsiervos
Videos obtenidos | Canal de NASA en Youtube
Información sobre el astronauta | Wikipedia (En)
como se ve la tierra desde el espacio, vista tierra espacio, espacio tierra, la tierra desde el espacio

18 de septiembre de 2010

pederastia romana

El pasado ocho de septiembre (del dos mil diez), Benedicto XVI –el Papa– concluyó su audiencia semanal con una frase polémica en contexto con la segunda parte de su catequesis sobre Hildegarda de Bingen (santa benedictina del siglo XII). Textualmente sus palabras fueron: «Los abusos del clero no se combaten tanto con el cambio de las estructuras de la Iglesia, como con un sincero espíritu de penitencia y un trabajoso camino de conversión».

13 de septiembre de 2010

religion como pene

Sé que el título suena escabroso pero cabe mencionar también que éste no es de mi autoría sino que tomo parte de una frase atea –que me encontré– y que en este artículo se buscará cuestionarla y sobre todo, protestar por la comparación pero vayamos con calma.

La frase con que titulé este post da origen a otras cuatro líneas –en inglés– en las que se mofa, de manera fuerte, de la religión como tal; y aunque no hace netamente una referencia a la Iglesia Católica, en su contenido hay parte de burla hacia dicha institución religiosa de manera sutil. 

Primero, y por ser este un blog en español, les comparto la imagen sin traducir –para evitar herir la sensibilidad de algunas personas– que da origen a las cuatro líneas de mofa. Posteriormente les muestro la traducción:


pene-religión-inglés




En castellano:


LA RELIGIÓN ES COMO UN PENE
Es bueno tener uno.
Está bien estar orgulloso de él.
Pero por favor no te lo saques en público y empieces a mostrarlo.
Y por favor no intentes introducirlo en las gargantas de mis hijos.


Sí, sé que es polémico y quizá a más de alguno le resulte extraño leer estas líneas en este blog pero cuando se trata de protestar creo que se tienen que mostrar las cosas como son.

Entendamos cada comparación y lo tonto de ellas.

El el título nos dice que la religión y un pene son prácticamente lo mismo. ¿Cómo? Recordemos que el pene es algo exclusivo para el hombre, así pues, decimos entonces que tener religión es algo privado para el sexo masculino cuando a lo largo de la historia de las religiones ha habido grandes mujeres creyentes aunque eso sí, no siempre con un protagonismo importante, pero el hecho es que no se priva a la mujer de lo más básico: creer. Un pene tiene como fin procrear e incluso podemos decir que otros de sus fines es dar placer. La religión ni procrea ni da placer, nos enseña a vivir y a convivir con los demás, entre otras cosas por lo que con el simple título del párrafo en busca de mofa podemos percatarnos de lo mal redactado y pensado de la comparación.

La primer línea, literalmente nos dice: es bueno tener uno aunque en este caso sería una. Podemos argumentar que sí, es bueno que uno tenga un credo ya que éste nos da y nos orienta nuestra vida y el como vivir aunque ateos o agnósticos nos pueden argumentar, válidamente, que la moral no depende de religión alguna. Así pues, en este primera frase tal pareciera que no existe problema alguno aunque desde el contexto de la misma se sigue considerando una agresión.

Dicen que el varón tiene una cierta obsesión o inclinación a su falo –por la segunda frase–, que éste es causante de comparaciones entre hombres y su tamaño o forma puede originar sentir un complejo de inferioridad. Digo que dicen porque en mi caso esto no me importa pero bueno, retomando el punto, el creer en algo –o incluso el no creer– genera cierto tipo de identidad y pertenencia que automáticamente nos hace sentir cierta arrogancia. Tengo un amigo ateo que concluye en sus perfiles de redes sociales: y soy ateo, con mucho orgullo, que mi trabajo me costó. De esta manera vemos que incluso el no tener una creencia, para algunos, es motivo de pertenencia e identidad por lo cual, esta segunda frase de la cita está mal pues también los ateos se sienten orgullosos de serlo.

En el tercer punto difiero un poco, y ahorita explico por qué. Obviamente hablando del pene es claro que no es adecuado andar mostrándoselo a medio mundo ya que se te consideraría –además de enfermo sexual– un exhibicionista pero en el caso de la creencia o increencia del ser humano esto varía un poco.

Si se dijo en la frase anterior Está bien estar orgulloso de él ¿por qué entonces no mostrar tu fe –o no fe– al mundo? Yo creo que un creyente está llamado a predicar y un no creyente a dar sus razones por las cuáles no cree. Mientras muestres tu fe con respeto hacia los demás y permitas el libre diálogo además de no fomentar la violencia no veo por qué no mostrar tu fe pero más importante que todo esto, y en donde creo que descansa el verdadero motivo de esta frase es el hecho de no imponer tu doctrina sino dejar libremente a tus conciudadanos elegir entre un creo u otro. Y al decir no imponer también implica no hablar mal del otro, no difamarlo o tachar sus creencias, no juzgarlo, o sea, dejar que el otro –o sea, tu oyente– elija o descarte tu opción de religión como resultado de una exposición clara y objetiva de tu doctrina y no como fruto de una descalificación pasiva a otros credos.

La última frase podría tomarse en base a dos cosas: lo anterior nombrado de no imponer o una protesta ante los casos de pedófilos; como ya tocamos lo de imposición me refiero ahora a lo segundo.

Pedófilos hay, sí, tanto sacerdotes católicos como pastores, tanto padres de familia como padrastros, tanto maestros como primos o hermanos. Así pues no se puede tachar una religión por la conducta moral de unos cuantos miembros del clero. En ningún momento apoyo la pedofilia y estoy a favor de su denuncia, en contra de darles una segunda oportunidad y de fungir de tapaderas, en pro de quitarles el fuero eclesial y de que paguen con cárcel pero no podemos –ni debemos– juzgar o prejuzgar a una institución religiosa –cual sea– por el hecho de que sus ministros de culto violan a infantes. Lo importante de una religión es su doctrina.

Es tonto querer comparar la religión –la que sea– con un miembro sexual, femenino o masculino (como en este caso) pues los tres –los dos miembros sexuales y la religión en general– tienen fines diferentes y no son, por ningún lado, comparables.


Imagen (post) | Flickr
Imagen en inglés | Tumblr

Apoyo de traducción | Folkvox y Google Traslate.



(religión, pene, ateísmo)

7 de septiembre de 2010

feytecnologia_blogdemigue

La llegada de los teléfonos inteligentes (smartphones), el boom que ha tenido el Internet en esta década del naciente siglo veintiuno, la falta de identidad religiosa de la mayoría de los seres humanos o el cómodo y fácil acceso a una computadora ha originado que las religiones y los nuevos movimientos religiosos (mal llamados sectas) focalicen su atención a donde está la gente y sobre todo, donde vivimos los jóvenes: el ambiente 2.0 (el Internet o el mundo móvil) Pero, ¿qué tan bueno es esto?


Y no me mal entiendan pero creo que todo en esta vida debe de tener ciertos límites o al menos, pautas que nos permitan no perder pisada. Leamos, querido lector, algunos ejemplos del uso que se le está dando a los teléfonos inteligentes por parte de las variadas religiones:

El iPray (yo rezo), disponible para el iPhone, permite mandar recordatorios con alarma para indicarle al feligrés la hora para rezar (recordemos que los árabes rezan obligatoriamente cinco veces al día) además de incluir una brújula para orientar dónde está la Meca (los musulmanes tienen que rezar orientados a la Meca, su lugar sagrado).

Para el teléfono de Google (Android) existe el AlSalawat, una aplicación que viene siendo un compendio de oraciones populares árabes. También en la store (tienda) de aplicaciones del Android se puede descargar una aplicación para escoger un nombre musulmán para un bebé. También, como no, encontramos la versión oral del Corán para ambos teléfonos inteligentes.

Para los judíos en 2007 salió un celular considerado Kosher que a resumidas cuentas bloquea los móviles para que no reciban ni realicen llamadas o menajes los días sábados (recordemos que para los hebreos el shabbat es una día de guardar).

También para el teléfono de Apple existe una aplicación llamada Shabbat Shalom que avisa, dependiendo la geografía de ubicación del móvil, la hora para encender las velas y/o las festividades que tienen que celebrar los judíos. También cuentan con una aplicación que les permite elegir entre la comida callejera, cuando están de viaje los fieles, cuál no atenta contra sus costumbres.

Los budistas cuentan también con diversas aplicaciones: el Zazen, una guía de poses meditativas; el iShrine, que nos permite visualizar un altar budista para estar más en sintonía a la hora de meditar, el iQuotable Buddha con frases célebres de Gautama (nombre de pila de Buda).

Si lo vemos desde una perspectiva objetiva podemos considerar que estas aplicaciones son buenas o al menos en teoría parece que pueden lograr cosas importantes: que a pesar de a modernidad el ser humano siga fiel a sus costumbres religiosas pero, siempre saco un pero a todo, ¿hasta dónde limitar o no el uso de la tecnología con la fe de las personas?

El otro día platicaba –vía chat–  con el encargado de un proyecto muy interesante en la Internet. Existe un programa-software gratuito llamado E-sword (o espada electrónica) desarrollado por Rick Meyers (profesor de Biblia protestante) en inglés aunque actualmente ha sido traducido a veintiún idiomas con un promedio de nueve millones de descargas desde el año dos mil.

El objetivo de Meyers fue brindar un medio accesible y gratuito para que las personas estudiaran la Sagrada Escritura. La iniciativa ha tenido un éxito rotundo y ha hecho, por la facilidad del programa, que se creen aplicaciones para el mismo. Los católico, protestantes mismos y otras denominaciones religiosas han hecho su parte y actualmente se pueden encontrar Biblias católicas o de otras denominaciones con comentarios, diccionarios, libros, etc. Sin duda, un proyecto ambicioso y que ha generado frutos.

El joven que les mencionaba con el que platiqué, seminarista por cierto, es el encargado de elaborar y subir a la red material –católico-– en español para dicho software. Cuando platicaba con él le exponía el hecho de que sí, es bueno tener al alcance muchas Biblias y cosas de formación pero que estaban descuidando una parte elemental: la doctrina, formar y enseñar. Y es que, hablando ya como católico, nosotros no sólo leemos la Biblia, la interpretamos en base a lo que nos enseña el Magisterio y la Tradición Apostólica

Concluí entonces en que el chico (joven) está obsesionado en subir material pero sin formar a sus posibles muchos lectores sobres las enseñanzas de la Biblia, y es que como comento arriba: la Biblia tiene que ser leída bajo la guía y tutela de las enseñanzas de la Iglesia. Esta charla me hizo recordar una cita bíblica:

El ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el mediodía, por el camino que por el desierto baja de Jerusalén a Gaza. Púsose luego en camino, y se encontró con un varón etíope, eunuco, ministro de Candace, reina de los etíopes, intendente de todos sus tesoros” Había venido a adorar a Jerusalén, y se volvía sentado en su coche, leyendo al profeta Isaías. Dijo el Espíritu a Felipe: Acércate y llégate a ese coche. Aceleró el paso Felipe; y oyendo que leía al profeta Isaías, le dijo: ¿Entiendes por ventura lo que lees?" El le contestó: ¿Cómo voy a entenderlo, si alguno no me guía? Y rogó a Felipe que subiese y se sentase a su lado.  (Hch 8, 26-31 / Traducción tomada de la Biblia Católica Nácar-Colunga)

Está bien que se quiera aprovechar el éxito tan impresionante que están teniendo las diferentes maneras de comunicarse (llámese Facebook, Twitter, Blogs, Iphones, Androids, Smartphones, Internet, Ordenadores [computadoras]) pero si sólo le brindamos a la gente el contenido para que ellos lo interpreten y lo usen libremente los estamos conduciendo a un abismal error y sobre todo, es un pasaporte seguro al fanatismo. Tanto el Corán como la Biblia son libros espirituales que no pueden –ni deben– ser leídos como un libro más, del mismo modo las aplicaciones de los teléfonos inteligentes que motivan al culto tienen que ser guiados por el ministro propio del culto.

Respondiendo la pregunta que da origen al post: ¿qué tanto unir la tecnología con la fe? Sólo lo necesario, recordemos que la tecnología puede ser usada como fin o como medio: como el medio que nos conduce a algo o como el fin al que queremos llegar. Si seguimos brindando elementos a lo loco sin brindar una guía espiritual -en cualquier religión- lograremos que las personas utilicen tanto los teléfonos como los programas de computadora como el fin para llegar a su dios y no usaremos la tecnología como lo que es: un medio para incitar al culto y, ya en el culto, llegar a la divinidad.



Información | El país
Imagen | Tregenza

31 de agosto de 2010

alprincipiotodoerabueno_blogdemigue

Les presento ahora un trabajo de animación de la londinense Mareike Ottrand (con música del alemán Daniel Brender). Mareike es licenciada en letras y estudiante de diseño gráfico y presentó hace poco un video en el que nos ilustra la Creación –sí, ésa que leemos en los primeros capítulos del Génesis– pero como si ésta fuese un videojuego y cada día un nivel superado por Dios. ¿Qué tiene de interesante? Además de la originalidad y de la buena animación lograda algo que me encantó y de hecho dio origen a este artículo de reflexión es su final.

Acompáñeme a verlo amable lector para después meditar sobre el final del mismo y en sí sobre todo el contenido del vídeo. Podremos, le aseguro, sacar interesantes conclusiones.



Antes de analizar el cortometraje sería bueno explicar una cosa que quizá más de alguno de ustedes, apreciables lectores no creyentes u agnósticos, pueden decir. Si bien es cierto que en los dos primeros capítulos de la Biblia encontramos el relato de la Creación en siete días esto no quiere que así fuese como se creó el universo. ¡Hereje! podrá gritarme alguno pero no, no lo soy –o al menos no intencionalmente–, les invito a leer más para comprender mi frase en gris.

Recordemos, o aprendamos si no saben, que la Biblia es un libro religioso, de fe y redactado por personas de otra cultura y sobre todo, que vivieron hace muchísimos años. Estos relatos –los de la Biblia– lo que intentan decirnos es que Dios –el dios hebreo- creó e hizo todo lo que existe, que es Él el origen del cosmos mismo.

La ciencia lo ha corroborado con el famoso Big Bang. Y es que el creyente moderno ve en la fuerza que ocasionó dicha explosión la mano de Dios. Si, no reprobamos a la ciencia con sus posturas simplemente utilizamos la lógica elemental: toda reacción ocupa una causa ¿no? Pues la Big Bang es la reacción y Dios la causa pero este artículo no quiere ocuparse de estas cosas para algunos complejas para otras obvias y para otros tantos motivo de discusión sino del mensaje del vídeo. Lo que dije en líneas anteriores fue sólo aclarar la postura del creyente moderno no fanático, o al menos, mi pensar sobre el Origen de todo.

Los primeros noventas segundos de animación son bastantes afines con la narración Bíblica, en el minuto con treinta segundos empieza la aparición de Adán y Eva… ¿todo normal hasta ahí no? Buenos efectos e ideas pero la cosa no acaba con eso. Comenzamos a ver en una secuencia bastante rápida de doce segundos el caos en el que se convierte el planeta tierra y concluyen esos segundos con una imagen algo drástica de Dios:

image[5]

¿El Creador se arrepiente de su Creación? Y es que como dice el título de esta entrada al principio todo era bueno. ¿Qué pasó entonces? El ser humano se encargó de destruir y hacer crecer el mal en el planeta. 

Los ateos de aquí se toman para justificar la no existencia de Dios diciendo que si a Dios se le atribuye el título de Bueno es ilógico pensar que Éste entonces creará cosas malas. Pero esto no es así. El ser humano es bueno por naturaleza sino no fuéramos solidarios, por ejemplo, pero siempre nos es más cómodo destruir que construir. Y no sólo el libre albedrío, rechazado por no creyentes, es lo que hace que Dios no intervenga. El planeta fue entregado a los hombres y por ende es entonces su responsabilidad. Si bien en un inicio hubo un fin –y lo sigue habiendo– de fraternidad y paz depende de los hombres que vivimos en este mundo lograr dicho objetivo.

Para la animadora resultó sencillo y cómodo pensar que Dios destruye y hecha todo a la borda [o al caño] ante el evidente fracaso de su Creación pero Dios –al menos lo que entendemos de Él– no es así. No interviene porque le deja al ser humano ser responsable de sus actos. Como veíamos en líneas anteriores: es lógica elemental. ¿Cómo aprendemos sino es por nuestras caídas? Así pues ante las acciones que comete día con día el hombre le viene reacciones que Dios omite intervenir por respetar, primero, la libertad otorgada a hombre y segundo, e igualmente importante, porque deja que la humanidad sea responsable de sus propias acciones. Muchos podrán decir ¿por qué pagan justos por pecadores?, la respuesta cruda pero sencilla: todos somos la misma raza, entonces todos somos responsables. 

Ahora explico la imagen del artículo: un niño judío y una una niña musulmana. Creen en el mismo dios [lo llaman con distinto nombre] pero sus países están en guerra por un puñado de tierra. Lo peor aún es que según sus creencias dicho pedazo de tierra es aquél donde su dios quiso manifestarse. Irónico, ¿no? El lugar llamado Tierra Santa por ser el origen geográfico de las tres religiones monoteístas más grandes es también un auténtico campo de guerra.


Quise ilustrar con esta imagen el título del post porque al principio, hace miles de años cuando se manifestó Dios en Israel-Palestina, dicha tierra estaba destina a ser buena y santa pero el ser humano con su envidia ha hecho que ahora esté como está.


Lo mismo pasa con el planeta. El fin es ser una casa para todos los hombres pero hay ciertos seres humanos que la quieren sólo para ellos mismos. Está entonces en nosotros abogar porque la paz llegue a todos, como es el fin original del planeta, y esto no tiene que depender de si yo soy cristiano y tú ateo o musulmán sino del amor que nos podemos profesar como miembros de la misma especie. 

Artículos Populares: